EL ARF’13 DEL DR. PRETORIUS (cap. 1)

Qué tal, Frankenheads? Como podéis ver, he osado poner mi “nombre” en lo que van a ser una serie de artículos sobre el último Azkena Rock Festival celebrado en Vitoria. Pretencioso, podréis pensar algunos. Nada más lejos de la realidad, más bien todo lo contrario. En el panorama de los informadores y cronistas rockeros podéis encontrar multitud de artículos donde os desgranarán los set-lists de cada artista, os darán una crónica global de lo acontecido, etc. No pretendemos en www.drfrankensguitar.com competir con ellos. Desde Cubillo hasta el Popu, todos tienen su huequecito en nuestros corazones, incrementan nuestros conocimientos y hasta nos hacen felices de vez en cuando (unos más que otros). Pero lo que voy a expresar en estos relatos es una visión personal de diversos aspectos y sucesos vinculados a este último Azkena Rock vitoriano.

La idea de hacerlo poco a poco estriba también en facilitar su lectura. No seguiré ningún tipo de orden, sino que iré escribiendo según vaya recibiendo la visita de las musas.

Para comenzar, haré unas reflexiones generales sobre los sucesos previos a esta polémica edición del ARF. Y digo polémica porque en los últimos meses las redes sociales han hervido en críticas hacia Last Tour International, la promotora del festival. Multitud de personas se han aventurado a lanzar proclamas del estilo de “hasta una tortuga boca arriba lo haría mejor que vosotros” y lindezas similares, por no mencionar los insultos y faltas de respeto publicadas. Pues bien, ante estas críticas yo sólo puedo decir lo siguiente: si me hubiesen dejado hacer a mí el cartel del festival lo hubiese hecho distinto, por supuesto, porque para gustos están los colores, pero no creo que ello me de derecho a desautorizar e incluso faltar al respeto a los organizadores de un evento que desde hace 12 años nos hace felices un fin de semana al año a muchos de nosotros.

Mi primer ARF fue en 2004, y por aquel entonces yo no tenía demasiados conocimientos rockeros (bueno, tampoco es que los tenga ahora, aunque me atreva a escribir artículos que unos pocos leéis ávidamente). En aquella edición descubrí a artistas tan sublimes como Urge Overkill o Screamin’ Cheetah Wheelies, de los que a partir de ese momento me volví fan acérrimo, y lo mismo me ha ido sucediendo en las sucesivas ediciones del festival con otros muchos artistas. He visto como el ARF pasaba por sus momentos más altos y por otros no tan buenos, como algunos nombres patinaban sin piedad y otros conquistaban la campa de Mendizabala sin que nadie esperase nada de ellos.

Está claro que en Europa hay festivales con carteles más atractivos para el espectador medio. Véase por ejemplo el Sweden Rock de este año, con Rush y Kiss como cabezas de cartel, aunque también habrá que tener en cuenta el precio de la entrada, no? Yo incluso he ido a festivales donde puedes ir a mear sin aguantar la respiración!! Aunque también los hay donde días antes vas a llevarles unos huevos a las monjitas de tu pueblo para que no llueva, caso del Hellfest y sus famosos barrizales. Que hay que decirlo todo. Que en Vitoria vimos a Chris Isaak con un paragüitas tan ricamente, y punto. Limpitos para casa.

Pero lo grande del ARF es que tiene carácter. Porque ¿en qué festival de Europa puedes ver en sólo dos o tres días música rock, hard, pop, blues, rockabilly, country, stoner, metal, soul, funk, etc? El “problema” del Azkena es que ya ha pasado a formar parte de muchos de nosotros, y lo consideramos como algo nuestro. Vinculamos nuestro amplio espectro de gustos musicales a los programados por el festival y por eso nos duele cuando las cosas no suceden como esperamos.

Y desde esta tribuna quiero decir que para mí éste ha sido el ARF más flojo de los últimos años. Por qué? Porque por la puta crisis me han quitado un día de rock y los conciertos de la Virgen Blanca!!! Pero lo demás ha sido genial, como siempre. Con bandas que me han gustado más, otras que me han gustado menos (repito, como me ha sucedido todos los años), pero con el mismo ambiente y buen rollo de siempre. Los amigos de siempre, algún amigo nuevo, mucha cerveza, y mucha y muy buena música.

El año que viene volveré a peregrinar a Mendizabala, porque el Azkena Rock Festival sigue siendo mi religión. Aunque saquen el cartel un día antes y aunque no conozca a ninguno de los artistas que traigan (pero bueno, que si van anunciando ya a Aerosmith y una reunión de la formación clásica de Guns n’ Roses tampoco me voy a quejar, eh?)

P.D. He decidido ilustrar este primer artículo tan sólo con fotos del público del ARF, porque al fin y al cabo los que vamos cada año a Mendizabala llueva, nieve o haga sol, y los que le damos un sabor distinto a la capital alavesa durante unos días al año, con camisetas negras y manos cornudas en alto, somos nosotros.

Keep on rockin’!

Dr. Pretorius

Fotos: Musicsnapper y Diario de Noticias de Álava

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios