EL ARF’13 DEL DR. PRETORIUS (CAP. 2)

A priori los platos fuertes de esta última edición del ARF eran Black Crowes y Gov’t Mule (con permiso de los machacacalabazas, que no son de mi rollo). Y mucho se ha hablado de sus conciertos este año en comparación con los de ediciones anteriores. Tratemos de analizar objetivamente lo sucedido con ambas bandas.

En primer lugar los Crowes repetían por segunda vez en el ARF, después de un concierto en la edición de 2009 que nos dejó a todos un poco fríos. En aquella ocasión presentaban nuevo guitarrista, el incombustible Luther Dickinson de los North Mississippi All Stars, y nuevo disco, el más que recomendable Warpaint. Pero el concierto tal vez se basó demasiado en las jams y en temas algo más oscuros de su repertorio, y no terminaron de conectar al 100% con el público. El concierto fue muy bueno, por supuesto, pero no genial. El grupo en general tuvo una actitud bastante fría y el hecho de que el público estuviese totalmente entregado desde el minuto uno posiblemente hizo que los músicos se confiasen. Llevábamos esperándolos desde su famosa cancelación de 2005, y las expectativas eran demasiado altas.

Con aquel regusto ligeramente agridulce nos plantamos en 2011 en Kobetas para volver a disfrutar de los Crowes, en esta ocasión en el marco del BBK Live. El año anterior el BBK había sido un festival bastante potente, ya que compartió muchos nombres del cartel con el Sonisphere, pero en 2011 el festival bilbaíno se tornó mucho más popero, tomando una senda estilística que dura hasta el día de hoy. En resumen, que los Robinson y compañía se encontraban ante un público que no era el suyo, un público que había acudido a Bilbao atraído por nombres como Coldplay, 30 seconds to Mars o Kasabian. Y qué hicieron? Pues uno de los mejores conciertos que servidor ha visto en su vida. Un repertorio compuesto de clásico tras clásico, una actitud matadora, un Luther Dickinson ya totalmente integrado en la banda y ejerciendo de guitar hero en toda regla… lo único que se les puede achacar es que el concierto fue corto (o al menos a mí se me hizo cortísimo). Al día siguiente multitud de amigos poperos me comentaron que no les había gustado nada, que era sólo ruido… WTF? Pero con cualquier rockero con el que hablases compartía mi misma opinión. Simplemente brutales.

Y volvamos al punto de partida. ARF’13. Gira de retorno de los Crowes (cuantas van ya?), esta vez con Jackie Greene como nuevo guitarrista, ya que Luther Dickinson ha preferido centrarse de momento en los NMAS. Y me encuentro con una situación intermedia entre la del 2009 y la de 2011. Su show de esta edición no fue tan frío como el de hace 4 años, el repertorio estuvo bastante bien escogido, con una buena tanda de clasicazos, la pertinente jam… La actitud de la banda, sobre todo de Chris Robinson, fue más activa que en el ARF’09, y aunque con esta banda cada uno tenemos nuestra lista de canciones favoritas, creo que no nos podemos quejar. El problema? Que los que les vimos en Bilbao hace 2 años sabemos que pueden dar mucho más de sí, y eso hace que de nuevo la sensación sea ligeramente agridulce. Una vez más el público estuvo entregado al 100%, por lo que tal vez ellos fuesen conscientes de que no necesitaban darlo todo para tenernos contentos. Y así es, salimos contentos porque unos Crowes al 80% valen más que muchísimas otras bandas al 110%, pero la sensación de que no tienen la necesidad de salir a matar está ahí.

Y algo parecido sucedió con el concierto de los Mule. Éste era ya su tercer Azkena. En 2005 estuvieron más que correctos, aunque por aquel entonces tampoco era tan conocedor de la banda como lo soy ahora, mi cuerpo era capaz de ingerir el zumo de cebada en mayores cantidades y por lo tanto mis recuerdos de aquel show son más vagos.

Pero en 2010 ofrecieron un show que recuerdo como de lo mejorcito de aquella edición del festival. Un concierto redondo, con unas jams absolutamente descomunales, con lo más granado de su repertorio (soulshine, time to confess… canciones que en este 2013 no sonaron en Mendizabala) y con unos músicos en estado de gracia. Recuerdo que tras ellos saltaron Airbourne al escenario grande y, a pesar de que tenía bastantes ganas de verlos, me fui a la cuarta canción porque después de ver a los Mule lo que me pudiesen ofrecer los discípulos de AC/DC había dejado de tener sentido.

Y con aquel grato recuerdo aún fresco en mi mente me planto en el ARF’13 en primera fila para ver de nuevo a Warren Haynes y sus chicos y me encuentro con un concierto cumplidor, sin más. De nuevo, al igual que sucede con los cuervos de Atlanta, un concierto cumplidor de los Gov’t Mule es muuuuucho concierto, pero cuando sabemos que pueden ofrecernos bastante más pues te quedas un poco frío. Tal vez tuviese algo que ver los problemas de sonido que estuvieron martirizando a Warren y a su técnico de guitarras durante todo el concierto, o tal vez influyese de nuevo el hecho de que, una vez más, el público estuviese entregado desde antes de comenzar el concierto, ya que se llevaron una grandísima ovación con sólo pisar el escenario. O tal vez sea simplemente que no quieran repetirse, y piensen: “si ya hicimos un greatest hits hace 3 años, ahora vamos a hacer otro rollo”. Porque los músicos superdotados son así, porque lo que escuchamos en Vitoria este año no fue rock, fue jazz sureño. Unos músicos que son auténticos virtuosos, un Warren Haynes que cuando enchufa su Les Paul a su Soldano consigue el sonido de guitarra más bello que se puede escuchar, pero faltaba chispa y faltaban ganas de comerse el mundo.

Warren, cabronazo, posiblemente seas el mejor guitarrista que hay ahora mismo en el mundo, y todo dios dice de ti que eres una persona genial. Por ello voy a pensar que lo de Vitoria en este 2013 fue solo un mal día. Porque fue un gran concierto, sí, a pesar de los problemas de sonido, pero no puedes saltar al escenario de un festival con el piloto automático puesto y creer que con tocar Thorazine Shuffle lo tienes todo hecho.

Estoy seguro de que más pronto que tarde estas dos maravillosas bandas harán que me tenga que tragar mis propias palabras. Y como rectificar es de sabios, estaré encantado de hacerlo.

Keep on rockin’!

Dr. Pretorius

Fotos: musicsnapper

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios