Azkena Rock Festival ’16

Un año más nos hemos dado cita en Vitoria para repetir el ritual habitual, y es que el hombre es un animal de costumbres. Como ya os expliqué en el artículo del año pasado y que podéis leer aquí, el Azkena es mucho más que música. El Azkena es encontrarte con amigos, es pasar un fin de semana imbuido en un ambiente estupendo, es disfrutar no sólo de la música, pero sí sobre todo de ella.

Y es que aunque mucha gente se harte a criticar a la organización del festival por anunciar “tarde” el cartel –señores de la organización, ya estamos a 19 de junio de 2016 y aún no sabemos del ARF’17 más que las fechas. Pónganse las pilas!!-, por no traer a los grupos que ellos quieren –joder, a ver si me traen de una puta vez a Aerosmith, Guns and Roses, los Stones y Bad Company, que parece que no saben hacer un puto cartel en condiciones!!– por solapar conciertos habiendo 3 escenarios –no se dan cuenta de que quiero ver a todos los grupos, con un descanso de 5 minutos entre cada concierto para mear y un hueco de 20 minutos a eso de las 21.30h para cenar??– o por demás menudencias, lo cierto es que el Azkena ha sido siempre nuestro entrañable y querido festival de rock, ése al que no se puede faltar.

Pero es que este año la organización ha dado un salto cualitativo enorme. Los puestos de comida han sido mucho más abundantes y variados. Las esperas a la hora de pedir un katxi de cerveza han disminuido -salvo en momentos puntuales, claro está-, han vuelto pequeños detalles como la wedding chapel y la carpa de poker que aportan un plus al conjunto, y a ello se ha añadido, por ejemplo, una zona donde había exhibidas preciosas motos.

Saturday©MusicSnapper©_D049746@1024

Y por si esto no fuese suficiente, hemos tenido el lujo de disfrutar del que posiblemente haya sido el mejor cartel a nivel musical de la historia del festival.

Empecemos por el principio. El viernes arrancó la tarde camino de Vitoria bajo una intensa lluvia y con la noticia de que Julián Maeso había tenido que cancelar su concierto del mediodía en la plaza de la Virgen Blanca a mitad de actuación por culpa de la tormenta. Y la verdad que ésta no amainó hasta ya llegada la noche. Esto afectó al aspecto general del público congregado en Mendizabala, ya que frente a los escenarios se agolpaban apenas un puñado de personas equipadas con ridículos pero efectivos ponchos, mientras que el grueso del público se apelotonaba en las carpas tratando de escuchar los conciertos como buenamente podía.

Las hostilidades las arrancaron los vizcaínos The Flying Scarecrow, que con su metal clásico consiguieron calentar al helado y empapado público que les animaba, tarea nada fácil por otra parte, por lo que su participación se puede valorar con una nota muy alta.

The Flying Scarecrow

The Flying Scarecrow

El dúo The London Souls ni son de Londres ni hacen soul, pero es como si a los Black Keys les diese por tocar blues de verdad. Es cierto que el formato dúo se queda un poco corto en ocasiones y que puede resultar un tanto lineal, pero seguro que si les viene en una sala y a cubierto tendría un mejor concepto de ellos. Les daré otra oportunidad cuando no esté empapado hasta las trancas.

The London Souls

The London Souls

En cuanto a Jared James Nichols, habitual de los escenarios hispanos, poco se puede contar que no se haya dicho ya. Gran guitarrista de blues rock en formato trío ideal para ir poniendo a tono al personal en un festival de público gourmet como el Azkena.

Jared James Nichols

Jared James Nichols

Con Daniel Romano llegó la primera gran sorpresa del festival. Tal vez sea demasiado rockero para los amantes del americana y demasiado suave para los rockeros, pero domina el arte de escribir canciones de rock con ese poso americano, ese arte que enseñan maestros como Tom Petty, y que tiene en Daniel Romano a un alumno aventajado.

Daniel Romano

Daniel Romano

Julián Maeso se desquitó de la espinita que se le había clavado por la mañana con el hueco que le hicieron a la tarde para desplegar su show, donde rock, soul blues y r&b se fusionan de una manera impecable. A ver si ya me voy quitando de encima todos mis prejuicios con los artistas nacionales, porque si este tío se llamase Johnny Foreman, Mick Johnson o algo así seguro que estaríamos todos babeando en sus conciertos.

Julián Maeso

Julián Maeso

Con Vintage Trouble llegó el primer gran show del festival, y es que Ty Taylor, líder de esta banda de soul más o menos clásico, sabe meterse al público en el bolsillo haciéndole cantar, levantar las manos, hacer la ola… una auténtica gozada, y más si cabe cuando todo ello viene acompañado de unas estupendas canciones. Tal vez no tengan el feelin’ de, por ejemplo, Charles Bradley, pero tienen un gran show, perfecto para un festival en el que tienes que hacer olvidar al público que está lloviendo a cántaros.

Vintage Trouble

Vintage Trouble

Con Lucinda Williams no puedo ser objetivo. Puedo comprender perfectamente que a una gran mayoría de público su estilo americana le pueda resultar frío y que sus canciones no le digan nada, pero a mí la voz de esta señora me pone un nudo en el estómago y tengo muchas de sus canciones asociadas a momentos muy felices de mi vida, por lo que no esperéis que diga nada malo de ella, a pesar de lo que hayáis podido leer en otros medios. De todas formas, y tratando de ser algo objetivo, si alguien escucha “Car Wheels On A Gravel Road” o ese increíble directo llamado “Live At The Fillmore” y no es capaz de reconocer que está ante obras musicales perfectas es que algo falla.

Lucinda Williams

Lucinda Williams

A Blackberry Smoke les tenía muchas ganas y no defraudaron. Intenté no esperar demasiado de ellos porque algunos amigos que les habían visto en su anterior gira me dijeron que no era para tanto, pero la hora que estuvieron sobre el David Bowie Stage me pareció sublime. Sin duda se puede decir que son la mejor banda de southern rock surgida en lo que llevamos de siglo.

Blackberry Smoke

Blackberry Smoke

Con Hellacopters llegó uno de los platos fuertes del día y creo que no defraudaron a nadie. Rock con actitud punk desgranando, entre otras cosas, su álbum de debut, Supershitty To The Max!, en el segundo y por ahora último show de reunión de la formación original de la banda. Tal vez no sea el álbum más musical de la banda, pero seguramente sí sea el que presenta más actitud, y de eso hubo a raudales sobre el Lemmy Kilmister Stage.

Hellacopters

Hellacopters

Y con Danzig llegó la discordia. Es cierto que empezó el concierto totalmente fuera de tono y provocando miradas de incredulidad entre los asistentes, pero el show fue de menos a más y sus fans acérrimos disfrutaron de lo lindo cuando se lanzaba a interpretar temas de sus primeras obras.

Para terminar la noche teníamos el show impronunciable –Gutterdämmerung- que ha preparado Henry Rollins, que viene a ser una película “muda” con cameos de rockeros ilustres y en la que la banda sonora es puesta en directo por un solvente grupo de rock, con un repertorio que incluye muchos clásicos del estilo. La verdad es que hay que reconocer la originalidad de la propuesta, así como su espectacular producción. Da gusto que haya gente en el show bussiness que tenga los arrestos necesarios para arriesgar con propuestas novedosas, sea de la manera que sea.

Henry Rollins en Gutterdammerung

Henry Rollins en Gutterdammerung

El sábado comenzó en la plaza de la Virgen Blanca a mediodía con Luke Winslow-King, que se metió al público en el bolsillo con su blues pantanoso ideal para caldear el ambiente y hacer hambre para cargar las pilas para la que se nos vendría encima por la tarde.

Luke Winslow-King

Luke Winslow-King

Arrancamos la tarde con The Vintage Caravan, que con su rock de herencia Sabbath con toques psicodélicos se metieron al público en el bolsillo. Como ya dije en mi anterior artículo sobre ellos, considero que, a pesar de su juventud, están al nivel de otras bandas similares como Horisont, Blues Pills o Graveyard, pero su descarada juventud los coloca un peldaño por encima en cuanto a potencial. Estos chicos son mi apuesta de futuro en cuanto a hijos bastardos de Black Sabbath se refiere.

The Vintage Caravan

The Vintage Caravan

Radio Birdman hicieron disfrutar al ya numeroso público con su colección de canciones de rock con toques garage y power-pop. Gran show de unos veteranos de la escena.

Radio Birdman

Radio Birdman

The Scientists posiblemente fuesen mi mayor decepción del festival. Aguanté apenas tres canciones en las que no pude sacar nada de interés. Hay que reconocerles, por supuesto, su papel de banda seminal en la escena australiana, pero no me aportaron absolutamente nada. Mucho ruido (nunca mejor dicho) y pocas nueces.

Kim Salmon al frente de The Scientists

Kim Salmon al frente de The Scientists

Imelda May logró embelesar al ya abundantísimo público que se agolpaba en Mendizabala, sirviéndose para ello de múltiples armas. La más evidente es su espléndida voz. Otra también evidente es su belleza, claro está. Y una tercera es que tiene una banda espléndida, que le secunda a la perfección, ya sea con un blues, con un rock and roll o con temas casi de crooner.

Imelda May

Imelda May

Justo después había dos conciertos simultáneos, 091 y Fields Of The Nephilim, pero la necesidad de ir a recargar las pilas y de pillar buen sitio para la que se nos venía encima hizo que apenas los viésemos un poco de lejos. Una pena, porque lo poquísimo que pudimos apreciar de ambos grupos nos puso los dientes largos.

091

091

Fields Of The Nephilim

Fields Of The Nephilim

Pero es que los siguientes en liza eran ni más ni menos que los Who!! Con el mismo grupo que ya nos deleitó en el BEC de Barakaldo hace una década, y con la misma energía, pusieron patas arriba Mendizabala en apenas hora y media. Un concierto sublime, al que dudo que nadie le pueda poner ninguna pega. Supieron llevar el ritmo del concierto perfectamente, como mandan los cánones, con un comienzo y un final absolutamente demoledor, y con una parte intermedia donde, dentro de las estrecheces horarias que supone tocar en un festival, trataron de traernos el concepto de Ópera rock que inventó un señor llamado Peter Townshend que con 71 años hacía el molinillo tema tras tema igual que cuando era medio siglo más joven. Y qué decir del otro señor que estaba a su lado con una voz difícil de encontrar en alguien de su edad! Seguramente muchos fans de Danzig se estarían preguntando que por qué Glenn Danzig no ha sabido envejecer igual de bien que Roger Daltrey. El concierto de los Who en Mendizabala está desde ya en uno de los puestos top de los conciertos que he visto en mi vida, y por méritos propios.

Roger Daltrey

Roger Daltrey

Pete Townshend

Pete Townshend

Marky Ramone se puede decir que lo tiene fácil, porque los Ramones son una de esas bandas clásicas de las que todo el mundo conoce los temas más famosos. Así que la fórmula está clara, coger dichos temas, acelerarlos un poco respecto a sus versiones clásicas y escupírselos al público en modo ametralladora, con el clásico “one, two, three, four!” enlazando el final de cada canción con el principio de la siguiente. Nuestro jefe, el Dr. Frankensguitar, que posiblemente sea el mayor fan de los Ramones de Bizkaia y alrededores, no pudo borrar la sonrisa de su cara durante todo el concierto.

Marky Ramone

Marky Ramone

Supersuckers cerraron esta edición del ARF con un show más country de lo habitual en ellos, sin llegar al country clásico de esa joya titulada “Must’ve Been High”, pero dotando a su repertorio habitualmente más punk-rock de un deje más calmado que yo en concreto agradecí, aunque muchos esperaban algo más cañero a esas horas de la madrugada para terminar de rematar la faena.

Supersuckers

Supersuckers

Con esto concluye la que, en mi humilde opinión, ha sido, en términos generales, la mejor edición del ARF, a pesar del deslucido comienzo de la primera jornada debido a la lluvia. Aunque yo creo que los de Last Tour no tienen la culpa de la lluvia, seguro que hay media docena de personas que también les culparán de ello en las redes sociales!!!

Como siempre pasa en este tipo de eventos, en esta crónica me he visto obligado a dejar fuera a muchos grupos de los que actuaron porque al solaparse los conciertos es imposible ver todo. Pido por ello disculpas a todos los grupos que no aparecen mencionados en esta crónica.

Keep on Rockin’!

Dr. Pretorius

Fotos de Musicsnapper y Rhythm and Photos

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios