BLANCO SOBRE NEGROS: Sam Cooke

En el mundo del rock se suele tender a valorar a ciertas figuras de la música negra sobre todo como fuente de inspiración. Pero hay muchas otras figuras que o bien son desconocidas o simplemente no se les encuentra parentesco con los sonidos menos americanos. De estas figuras será de las que hablaré en estos “Blanco sobre Negros”, de las conocidas y de las menos conocidas. 

Como no, en este primer artículo hablare del máximo exponente cuando hablamos de música Soul. El maestro de maestros Sam Cooke

 

sam-cooke-unbuttoned

Nacido como Samuel Cook, se dedicó desde joven a cantar en diferentes agrupaciones de Gospel hasta que le ofrecieron entrar en el conjunto que le dio fama como cantante religioso: The Soul Stirrers.

En sus primeras grabaciones fuera del Gospel adoptó el pseudónimo de “Dale Cook”, sobre todo para que los fans de la música sacra no le dieran la espalda, pero de poco le sirvió ya que su característica voz le hizo reconocible rápidamente.

Esto nos deja ver como la línea que dividía la música negra en los años 50 y 60 no es tan fina como podamos verla hoy. Un intérprete de música secular, el cual sólo buscaba entretener con sus melodías no estaba bien visto en los círculos más religiosos del Gospel, y mucho menos los intérpretes de Blues, una música que en muchos casos era considerada como un arte del diablo. De esta manera podemos darnos cuenta de lo que realmente hizo esta gente, atreviéndose a unir sus raíces más sagradas con las ganas de pasarlo bien y de hacer bailar a los jovenes de su época.

Así comenzaba una corta pero intensa carrera en la que Sam Cooke sentó las bases de lo que sería la música Soul. Un sonido que mezclaba el alma de los cantos evangélicos, la fuerza y el ímpetu del Rithm & Blues y la sabiduría y técnica del jazz. Con todo esto él y otros pocos visionarios crearon un sonido que caló hondo en la vida de la juventud afroamericana de aquel entonces.

 

¿Qué es lo que hizo a Sam Cooke el Rey del Soul?

 

La mayor diferencia que podemos encontrar entre Cooke y otros precursores del Soul como Ray Charles o James Brown, es la facilidad para un canto muy melódico, rítmico y adornado con un timbre muy accesible. Gracias a estas cualidades de canto innatas, consiguió construir un nuevo sonido para todos los públicos, incluido el público blanco, y encandilar a la mayoría de oyentes, que podían degustar una música redonda, atractiva y moderna, sin alejarse mucho de la iglesia. A esto podemos añadir una presencia estupenda que ya les hacia volverse locas a las chicas desde sus comienzos en el Gospel.

Pero está claro que por sí solo el sonido de temas como “You Send Me” , “Bring it on Home to Me” o “A Change is Gonna Come” no pudo haber influenciado a tanta gente como para considerarlo un precursor fuera de su género.

Pues bien, Sam tenía otra faceta que completaba toda su melodía y buen hacer, que se lo pregunten si no a Rod Stewart.

 

UN DIRECTO INCENDIARIO

 

Es algo común hablar del megadirecto que James Brown desplegaba, con su mítico “Live at Apollo” ( en el que el público enloquecido tapa muchas veces al propio Brown).

Sam Cooke con esa imagen de chico bueno que va a la iglesia todos los domingos, no nos deja ver muchas veces lo que era capaz de mostrar en sus directos.

La muestra la tenemos en discos como “At the Copa” o “Live at the Harlem Square”.  Sam_Cooke-Live_At_The_Harlem_Square_Club,_1963-Frontal

Este último, obra esencial para entender la evolución de la voz en los años 60. Artistas como Steve Marriott o Rod Stewart bebieron bastante de este sonido. Y es que la energía que se  desprende en este directo, hace que Cooke desgarre su voz por pura fuerza, creando uno de los sonidos más característicos y más imitados en la voz dentro del mundo rockero. Temas como “Twistin the Night away” , “Chain Gang” o “Bring it on Home to Me” toman una nueva dimensión, mucho más directa y cruda que sus contrapartidas de estudio, gracias a la banda y a la impresionante interpretación del rey del Soul, el cual no deja de animar al público para que participe directamente con él. Esto nos deja entrar en aquel teatro y vivir de primera mano lo que Sam y su banda les hacia sentir a esta gente. Quizá “Live at the Harlem Square” pueda ser considerado uno de los mejores directos de la historia del Soul y probablemente de la historia de la música pop. Una grabación en la que realmente se consigue captar la magia del “Directo” .

 

MUSICALIDAD, CREATIVIDAD Y EL NEGOCIO DE LA MÚSICA.

Otra de las cosas que hizo grande a este cantante, fue la cantidad de temas que nos dejo antes de su marcha, ya que fue uno de los primeros artistas negros que compuso sus propios temas. Unos cuantos años antes de que otros decidieran seguir el camino de la composición, Sam nos dejo bastantes canciones que se han convertido en un repertorio clásico de la música popular. Un ejemplo:

 

Además de su capacidad para crear temas, también fue algo envidiable su manera de renovar estándares de la música. Tenía la capacidad de hacer nuevas interpretaciones de temas bien conocidos, simplemente añadiéndoles parte de su sonido propio, consiguiendo insuflarles todo su ser, llegando a convertirlos en nuevas canciones.

 

 

Por otro lado, también tuvo una gran capacidad como empresario, creando su propio sello (SAR Records) y una agencia de publicidad y management de artistas.

En definitiva, Sam Cooke fue un artista multifacético, comprometido y con una grandísima capacidad para la música. Con todo esto y bajo el amparo de su voz, no sólo dejó un legado que siguieron muchos otros, también demostró que las cosas se podían hacer de una manera diferente de como se hacían hasta entonces.

Tristemente nos acabó dejando de una manera bastante trágica y oscura. Apareció muerto en un Motel de carretera a causa de unos disparos que le propino la dueña del establecimiento, la cual argumentaba que se le había aparecido en recepción semidesnudo y como un loco. La historia no se resolvió satisfactoriamente, ya que incluía a una jovencita (posiblemente una prostituta) que había aparecido en el motel con el cantante. El hecho es que esto ocurrió en 1964 y Cooke solo tenía 33 años. Desaparecía una de las voces más importantes de la música.

Su legado lo podemos ver en artistas contemporaneos a él y en muchos otros posteriores:

Otis Redding, Marvin Gaye, Arthur Conley, Bobby Womack, Rod Stewart, Steve Marriott, Steve Perry etc….

 

 

Discos Recomendados 

MI0002799018

MI0001648043

MI0002816678

 

 

 

 

 

 

MI0000383223

MI0001948730

MI0001654336

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Herbert West "Voice Reanimator"
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios