CALIFORNIA JAM 1974: DE LA LOCURA DE BLACKMORE AL PIANO VOLADOR

Comienza la época de festivales ( mañana viernes en Vitoria arranca una nueva edición del Azkena Rock), pero hoy retrocedemos unos cuantos años atrás para recordar el festival California Jam que tuvo lugar el 6 de Abril de 1974. Fué probablemente el último gran acontecimiento de la era dorada de los festivales al aire libre en Estados Unidos, que había comenzado en 1967 con el festival de Monterey.

El lugar escogido fué la pista de carreras de Ontario y se alargó durante más de 12 horas ante una multitud de 250.000 personas que pagaron 10 dolares siendo el festival de pago que más gente había congregado hasta la fecha (En Woodstock 69 la mayor parte de las 500.000 personas que acudieron lo hicieron sin entrada y decidieron hacerlo gratuito).

El concierto contó con un imponente cartel que bien podría funcionar como un muestrario del estado de la música rock a mediados de los setenta, alternando el heavy metal de Deep Purple y Black Sabbath con el rock progresivo de Emerson, Lake & Palmer, el sonido sureño de Black Oak Arkansas, el country rock de los Eagles y el funk & soul de Earth, Wind & Fire.

California Jam I (Cartel)
La primera banda en salir a escena fueron los Rare Earth que salieron a escena 15 minutos antes de las 10 de la mañana. La banda de soul-rock de la Motown estaba al borde de la ruptura de su formación clásica pero hicieron vibrar al público con éxitos cómo ” Get Ready” ó ” I Just Wan To Celebrate”.

Después llegó el turno de unos Earth, Wind & Fire mucho más guitarreros que años posteriores los cuales dieron paso a los Eagles que acababan de publicar su tercer álbum On The Border.

El guitarrista Don Felder, que se había incorporado a la banda durante las sesiones de dicho disco para aportar un sonido más rockero que contrastase con los dejes más country del gran Bernie Leadon, no pudo estar presente en el concierto ya que ese mismo día su mujer estaba dando a luz a su primer hijo.

Su baja fue compensada por la aparición especial de Jackson Browne, gran amigo de la banda, que aportó su distintiva voz y su guitarra a temas como “Midnight Flyer”.

Black Sabbath pusieron fin a su gira mundial de 1974 con su concierto en el California Jam y aprovecharon la ocasión para ofrecer una de las actuaciones más célebres de toda su carrera.

Salieron a escena con un Ozzy totalmente fuera de sí, vestido con una extraña combinación de botas plateadas, pantalones amarillo fluoresrescente y camisa de flecos morados, haciendo el salto de la rana y corriendo a lo largo y ancho del escenario mientras esgrimía el signo de la paz y lanzaba besos a la multitud.

Durante algo más de una hora, la banda desgranó su aplastante repertorio ante un público atónito. Este concierto, a día de hoy, sigue siendo uno de los mejores ejemplos del imponente poderío que los Sabbath clásicos era capaces de desplegar sobre un escenario.

A continuación llegó el turno del plato fuerte de la jornada: Deep Purple. Sabían que eran las grandes estrellas del California Jam y se ocuparon de actuar como tal. Blackmore y compañía llegaron a Ontario en su propio avión privado y se negaron a salir a escena hasta el momento justo de la puesta de sol, provocando un retraso de más de una hora respecto al horario previsto.

Fué uno de los primeros conciertos de la tercera formación de la banda, conocida como Mark III, con Glenn Hughes y David Coverdale ocupando el puesto de Roger Glover e Ian Gillan.

La experiencia debió ser todo un shock para Coverdale, que apenas unos meses atrás era un joven gordito y con acné que sólo había cantado con bandas locales y ahora se encontraba en California, liderando a uno de los grupos más famosos del mundo. (la leyenda cuenta que cuando consiguió el puesto de cantante en Deep Purple a finales de 1973 los managers de la banda le sometieron a un tratamiento facial y a una estricta dieta durante varios meses para cambiar su imagen antes de hacer oficial su fichaje).

No obstante, fué Ritchie Blackmore quien se erigió como el principal foco de atención del concierto al volverse completamente loco durante los últimos minutos de “Space Truckin’”, destrozando varias guitarras y amplificadores en una intensa orgía de feedback durante la cual llegó incluso a emprenderla a guitarrazo limpio contra la cámara de uno de los operarios que estaban filmando el concierto.

La cosa se tornó aún más seria cuando una cohete provocó que uno de los amplificadores de Blackmore explotara, volándole las gafas al pobre Ian Paice y prendiendo fuego a una gran parte del escenario mientras el guitarrista seguía a lo suyo sin inmutarse lo más mínimo.
Atención a partir del min 3 del video:

Emerson, Lake & Palmer fueron los encargados de poner el broche final al festival desplegando todo su disparatado repertorio para intentar superar las extravagancias de Ritchie Blackmore.

Durante el tramo final del tema “ Pictures At An Exhibition” Keith Emerson se encaramó a un piano de cola a varios metros de altura que acto seguido empezó a realizar giros de 360 grados mientras el teclista no paraba de tocar.

Los asistentes sobrios alucinaron mientras los que se encontraban en pleno subidón de acido no conseguian adivinar si era real ó efectos del LSD.
Desde luego no se me ocurre una imagen mejor que Keith Emerson a bordo de un piano de cola volador para poner fin a un evento como el California Jam..

https://www.youtube.com/watch?v=uSm5IQFaTZA
Es difícil superar esto pero veremos mañana en Vitoria lo que da de si el Azkena de este año.

Un saludo.

Dr Ichabod.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios