COMMANDER CODY

Te gusta el country lleno de pedal steels y violines? Amas a los Flying Burrito Bros.? Pues hoy te voy a hablar de un par de discos de un grupo que es probable que no hayas escuchado nunca, pero que te va a encantar. Ellos son Commander Cody And His Lost Planet Airmen, y los discos en cuestión son Lost In The Ozone y Country Casanova.

No recuerdo cómo llegué a este grupo, pero supongo que fuese gracias al Popu (la revista Popular 1, que durante muchos años fue la mejor revista de rock de este país), que básicamente fue mi gran instrumento para descubrir multitud de grupos durante mi época universitaria. De hecho no es que haya demasiada información de ellos en internet (casi nada en castellano), por lo que voy a aportar mi granito de arena para que podáis descubrir estos dos fantásticos discos.

Su primera entrega discográfica fue Lost In The Ozone, editado a finales de 1971. En él se aprecia una fuerte influencia del Cosmic Country, esa mezcla de country y rock de la que se acreditó como inventor a Gram Parsons en sus discos tanto con la International Submarine Band (Safe At Home, 1968) como con The Byrds (Sweetheart Of The Rodeo, 1968) y con los Flying Burrito Brothers (The Gilded Palace Of Sin, 1969, y Burrito Deluxe, 1970). Pero las diferencias son notables, porque Commander Cody tiene también una fuerte influencia del swing y el rock and roll más clásico. De hecho, en este disco casi se puede decir que la cara A es la cara country mientras que la cara B es la cara Rockabilly. Otra diferencia importante es que el director de orquesta, George Frayne (aka Commander Cody) es pianista, por lo que el sonido de la banda está bastante basado en muchas de esas canciones en este instrumento. Y una última diferencia radica en la voz, por supuesto. Porque Commander Cody canta muy bien, con una voz ideal para el estilo que practica, pero no es comparable a la sensibilidad extrema que expresaba Gram Parsons con su garganta.

En la primera parte del disco encontramos temazos como Back To Tennessee o la que es, en mi opinión, la mejor canción del disco, esa joya llamada Seeds And Stems Again Blues, una canción con una emotividad cercana incluso a Hickory Wind.

En la cara B encontramos temas de corte más rock 50’s como Midnight Shift o el que fue su mayor éxito, una versión de Hot Rod Lincoln que tuvo bastante buena acogida sobre todo en Canadá, donde llegó al top 10.

En 1972 publicaron otro disco llamado Hot Licks, Cold Steel & Truckers Favorites (al que tendré que tratar de echar el guante un día de estos), pero voy a pasar directamente a Country Casanova, su tercera entrega, de 1973.

Con su portada que parece sacada de un casette de rancheras de gasolinera de Bertín Osborne, este LP encierra un buen puñado de temas basados fundamentalmente en el country más clásico, pero trufados de toques rockabillies, jazzys o incluso pop. Por ejemplo, Rave On (original de Buddy Holly) parece compuesta por Bryan Wilson después de haberse pasado al country, Shall We Meet (Beyond The River) es casi bluegrass, My Window Faces The South camina entre el blues y el jazz años 40’ y 50’, mientras que el tema que da título al disco es todo un temazo de country-rock.

El grupo se disolvió a finales de los 70 tras grabar unos cuantos discos más, entre los cuales podemos destacar un estupendo directo editado en 1974, Live From Deep In The Heart Of Texas, y George Frayne ha seguido grabando desde entonces bajo su seudónimo y junto a los Modern Day Airmen, retomando frecuentemente los clásicos grabados durante sus primeros años.

Keep on Rockin’!

Dr. Pretorius