DISCOS IMPRESCINDIBLES: THIN LIZZY- JAILBREAK (1976)

Por más grande que lleguen a ser U2, por más Grammys que ganen, por más estadios que llenen, jamás van a ser “la banda de rock más importante de Irlanda”. Ese sitio lo tiene ganado a pulso Thin Lizzy.

Hace poco Kirk Hammet comentaba en una revista sus grupos favoritos de rock,y decía que después de escuchar a la santisima trinidad del rock (Led Zeppelin,Black Sabbath y Deep Purple) su siguiente opción era Thin Lizzy.

Desgraciadamente nunca gozaron de la popularidad de estas bandas, pero a nivel musical no tenían nada que envidiarles.

Thin lizzy live

En este mes de marzo se cumplen 40 años de la obra cumbre de Thin Lizzy ya que en 1976  la banda formada por el malogrado y ya fallecido Phil Lynott a las voces y bajo, Scott Gorham y Brian Robertson a las guitarras y Brian Downey a la batería, publicaban Jailbreak asegurándose un lugar entre los grandes. El motivo, no podía ser otro que las tremendas canciones que contiene, y un par de himnos reconocibles por cada uno de nosotros.

El tema que da título al disco comienza con un aullido guitarrero, para luego iniciar una loca narración de un motín en el interior de una prisión. Una letra delirante, alarmas de peligro, sirenas de patrullas, y unas guitarras que son pura adrenalina. La esencia de Thin Lizzy. Tremenda. Rock and roll!!! La dupla de guitarras que en aquel momento componían Gorham y Robertson suenan de lujo, y la sección rítmica del mismo Lynott con Brian Downey es brutal. Pero el plus es la voz, tremendamente original e intimidante. Nada de delicadeza, nada de trabajos vocales complejos ni armonías sorprendentes. Rock, crudo y duro.

El segundo corte del disco es ‘Angel from the Coast’, otra descarga brillante de potencia y talento sin dejarnos ni un minuto de respiro, haciendo lo que ellos solo saben hacer: Hard Rock del clásico y del bueno. Tras el subidón de los dos primeros temas, por fin toca un momento de calma y de bajada de temperatura con Running Back. Un corte que comienza con una ligera melodía de guitarra. Como curiosidad hacer mención que aparece un saxo al finalizar el solo de guitarra bien compenetrado entre ambos instrumentos.

Romeo And The Lonely Girl, con una introducción de guitarra realmente dulce, nos da inicio a un estupendo  medio tiempo con el lucimiento de Gorham a las cuerdas. La banda vuelve a la rudeza con Warrior donde destaca la batería de Downey, donde confirman todo el potencial del grupo.

Y llegamos a esa joya que es‘ The Boys Are Back in Town. Probablemente uno de los mayores clásicos del Hard Rock de todos los tiempos. Principalmente, porque no se concibe el término Hard Rock sin Thin Lizzy y sin este temazo. Una melodía irresistible, y tal vez, uno de los punteos más famosos de toda la historia. Definitivamente esta canción fué una tremenda influencia para el futuro del metal. Desde Iron Maiden a Metallica.

Corran la voz y adivinen quién volvió al pueblo.

Fight or Fall’  baja las revoluciones mostrándonos el amplio registro vocal de Lynott, cantando en esta ocasión de un modo algo más pausado. Igualmente las guitarras se dedican simplemente a acompañar, creando una atmósfera sonora muy relajante.

Cowboy Song, el penúltimo corte del disco es otro de los éxitos del grupo. Te deja sin respiración en su início pero en cuanto empiezan a sonar los primeros acordes te das cuenta de la fuerza que posee. Lo más reseñable sería una vez más esas melodías a doble guitarra. La letra es soberbia la cual relata y minimiza ni más ni menos que la vida del propio Lynott. Concluye diciendo que “la vida del cowboy es la de la búsqueda de la felicidad. Es decir, no todo es adrenalina, sino también ese ideal de vivir como uno quiere. Rebeldía.

Emerald’ cierra el disco con el regreso de las guitarras épicas, graves, avasalladoras y llenas de personalidad. El sonido de esta canción me recuerda a los dos primeros discos de Maiden. Esa misma manera de aproximarse al clímax, de empastar guitarras y voz.…

Con Jailbreak, Thin Lizzy pasó a otro nivel. Sin embargo, pocos grupos han sido tan injustamente ignorados como estos irlandeses. A pocas bandas se les debe tanto…

Si aún no los conoces, estás a tiempo.

Un saludo,

Dr Ichabod.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios