El grito Wilhelm

Andaba yo trasteando con el mando de la tele en una de estas noches de insomnio cuando dí con un especial de La noche de… , ese legendario programa presentado por Félix Linares donde, la mayoría de veces, sólo veías el previo y pasabas toreramente de la película que daban detrás.

Bien sabéis que el Dr. Hackenbush lo sabe todo prácticamente, pero no es menos cierto que el estrés y alguna que otra sustancia dopante han ido haciendo mella en su memoria. Tal es así, que viendo el programa no pude menos que sorprenderme ante el hallazgo de el grito Wilhelm.

Ni es Wilhelm, ni grita, ni pinta nada aquí. Pero el Dr.Frankensguitar es believer, creedme

Ni es Wilhelm, ni grita, ni pinta nada aquí; pero el Dr.Frankensguitar es un believer, lo hago por él.

¿Y quién carajo es el Wilhelm ese? ¿Y por qué y a quién gritó?
Bien, os lo cuento. El asunto comienza en 1951, con una película de Gary Cooper llamada Tambores lejanos (tambores; lo de Almodóvar eran tacones). En un momento determinado, nuestro amigo Gary cruza un río o similar con una bella señorita en brazos, seguidos de cerca por un individuo algo alelado al que un caimán toma por sandwich de nocilla. Podéis verlo aquí:

Como habéis visto, este caballero profiere un grito aterrador, y por aterrador quiero decir ridículo, antes de ser pasto del caimán. La mayoría de fuentes consultadas (consultadas por otros, claro está), indican a Sheb Wooley como el autor material del grito, ya que participó como actor en la película y sirvió también para crear y grabar diversos efectos de sonido utilizados en la peli.

Sheb es este amigo a quien ya vimos en Solo ante el peligro. Un americano de bien

Sheb es este amigo a quien ya vimos en Solo ante el peligro. Un americano de bien

El asunto es que la Warner Bros, que son gente previsora y organizada, archivó el grito en su biblioteca sonora, al igual que se hace con muchas otras cosas; y cuando un par de años después editaban una peli con pinta de ser un turre escandaloso llamada La carga de los jinetes indios, decidieron utilizar, para las muertes de algunos de sus personajes, un grito que en la biblioteca figuraba bajo el nombre “hombre siendo comido por un caimán”.

¡Y rodada en un 3D de la época que se te salían indios por la pantalla!

¡Y rodada en un 3D de la época que se te salían indios por la pantalla!

Como ya habrán adivinado nuestros lectores menos adictos al crack, el “hombre siendo comido por un caimán” era el grito extraído de Tambores lejanos, y el personaje que caía a manos de la carga de los jinetes indios se llamaba… Wilhelm.
Hete aquí la prueba

De hecho, usan el mismo grito con otro par de personajes, pero no estamos aquí para meternos con la falta de imaginación de los autores de semejante barbarie artística sino para explicar por qué se hizo famoso el grito de marras.

Resulta que algunos años después apareció por ahí el señor Benjamin Burtt, editor de montaje y parte del staff del departamento de sonido de la venerada Star Wars.  Rebuscando por las bibliotecas en busca de audios dio con el grito llamado “hombre siendo comido por un caimán” y localizó la bochornosa escena del flechazo a Wilhelm; de modo que rebautizó el grito con su nombre y se decidió a usarlo en las películas en las que participase a partir de entonces, empezando por la (para mi) aburridísima saga interestelar.
Aquí os dejo un video de calidad mierdesca que recopila todos los gritos Wilhelm en la saga de Star Wars

A partir de ahí fue creciendo la leyenda y empezó utilizarse en decenas de películas como un juego divertido entre los editores de sonido de la industria;  en la página de la wikipedia sobre el grito tenéis el listado completo (merece la pena leerse), pero os dejo aquí una selección de variopintos films en los que sale el grito Wilhelm:

La trilogía de Indiana Jones, la citada saga de Star Wars, El hobbit, Grupo salvaje, Poltergeist, El sentido de la vida, Willow, Aladdin, Batman returns, Reservoir dogs, Toy story, Pokemon: la película, Kill Bill, Saw, Hellboy, Sin city, 300, Django desencadenado…. además de series de televisión, programas y hasta anuncios como este de Gas Natural de 2010.

A partir de ahora, seguro que estaréis más atentos a esos gritos de las películas, y os sonreiréis cada vez que descubráis al inútil de Wilhelm gritar desde su tumba.
Mientras una compilación cojonuda

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios