EL REFRESCANTE AQUAMAN

Atención, este artículo puede contener destripamientos!

¡

REMEMORANDO

El Hombre de Acero no me acaba de convencer del todo. No por Henry Cavil, que me parece la viva imagen del mesiánico superhéroe, sino por la historia en sí. No está mal, pero tampoco despunta. Eso sí, la música es excepcional.

Flight – Hans Zimmer – El Hombre de Acero

Batman vs Superman me pareció un cruce de personajes precipitado y de paupérrimo resultado. Segunda película del naciente imaginario DeCeita y matan a Superman… ¡tócate los huevos!

Escuadrón Suicida ahondó en el error de hacer películas de supergrupos cuando ni se había presentado a los personajes por separado ni se había profundizado en el trasfondo aún en pañales. Otro triste resultado, habida cuenta de la mala historia.

Wonder Woman, sin embargo, consiguió enderezar el vuelo de un universo que caía en barrena, salvando los papeles con una gran ejecución, una gran historia, una gran protagonista y unos personajes carismáticos. Y sin olvidar su magnífica y afamada banda sonora.

Wonder Woman´s Wrath – Ruperto Gregson-Williams – Wonder Woman

 

Luego vino la infame Liga de la Justicia cuya calidad brilla por su ausencia. Otra nefasta peli de supergrupo para terminar de clavar la tapa de su ataúd. ¡¿Bigote, qué bigote!? El bigote es lo de menos y todo el mundo lo sabe.

Everybody Knows – Sigrid – Justice League

Y es en este momento, en el último estertor, cuando se determinan las posibilidades de supervivencia del Universo DC.

AQUAMAN 

Y ha sido el arrollador carisma de Jason Momoa el que ha acudido al rescate con una película refrescante, divertida, entretenida y espectacular. Y para prueba un botón.

Estreno mundial de Aquaman – Danza guerrera maorí: Haka

El medio hawaiano Jason Momoa rompe con el aspecto clásico de Aquaman, pero su elección resultó ser todo un acierto, dotando de vida y presencia al clásico héroe de la DC. No en vano, como ya dijo el propio actor en el estreno en Hawaii, «el pueblo polinesio no está separado por la tierra sino que está conectado por el mar«.

Estreno en Hawaii

.

¿Quién mejor que él, pues, para dar vida a ese espíritu encarnado en superhéroe!?

 

PERSONAJES

Arthur Curry (Aquaman) derrocha carisma, simpatía y humor. Y destila una fuerza y presencia palpables.

 

Arthur Curry – Aquaman

Mera, el personaje interpretado por Amber Heard, resulta un tanto insulso. Sirve de guía al poco iluminado protagonista, pero las carencias interpretativas y de guión merman su valor dentro de la película. Eso y que como motivo romántico tiene un éxito nulo, dada la inexistente química entre los dos actores.

 

Mera

Orm, la némesis de Aquaman en esta película, destila presencia, carisma, poder, determinación, elegancia, soberbia y motivación. Es un malvado bien construido, que no es simplemente malo, sino que está respaldado no sólo por su ambición, sino por un trasfondo y unas razones que lo convierten en un personaje completo, nada vacuo. ¡Bien por Patrick Wilson!

 

Orm

Black Manta… ¡meh! Tiene mucho más carisma su padre en los 2 minutos que dura en pantalla que él durante toda la película. Un cansino en busca de venganza.

 

Black Manta

Sin embargo Vulko (Willem Dafoe) es quien hilvana el hilo conductor. Es a través de quien conocemos gran parte del contexto de la historia, el trasfondo atlante, el crecimiento de Arthur… Es quien hace las veces de tutor, de mentor. Es quien empuja la trama hacia su comienzo, desarrollo y conclusión. Es el impulsor de todo, y sin aparentarlo casi.

 

Vulko

La madre de Arthur, Atlanna, podría haberse quedado en personaje estereotípico, prototípico, pero su trama tiene ciertas guindas que lo aderezan y enriquecen.

 

Atlanna

a

El padre, sin embargo, parece sobrar bastante. No parece tener mucha trascendencia, la verdad. Su puesto casi parece copado por el de Dafoe.

 

LA PELÍCULA

El desarrollo de la historia es tan simple como efectivo. Es una película de aventuras cortada por el patrón «sota, caballo y rey«, pero no resulta anodina. Está bien cocinada y condimentada. Aunque algunas escenas no dejan muy buen sabor de boca por lo poco acertadas que son o la poca gracia que tienen, el cómputo general es positivo. Y concluye con una imponente y feroz proclamación de Aquaman como Señor de los Mares. Jamás nadie pensó que el traje clásico del personaje pudiese quedar bien en pantalla, pero lo consiguieron.

 

Aquaman, Señor de los Mares

s

El diseño, trasfondo y ambientación de toda la entelequia atlante parecen tener una consistencia y un desarrollo esmerados.

Los efectos visuales críticos están mejor logrados que en infaustos casos anteriores; ¡que manda bigotes! Definen muy bien el tono luminoso, brillante, colorista y preciosista de la película, acorde con la desenfadada actitud del personaje principal. Y esto deriva en un cambio de paradigma con respecto a la tónica oscurantista, gris y deprimente de las anteriores películas del Universo DC.

 

 

Y enfatizando este gozo visual, podemos disfrutar de unos maravillosos movimientos de cámara que te sumergen de lleno en la acción. Una acción que, por lo general, es clara y distinguible.

Merece una mención especial la discreta, por no decir furtiva, referencia a H. P. Lovecraft. Es un gracioso guiño a los seguidores y amantes del tan perturbador como profundo e impronunciable Cthulhu.

 

 

CONCLUSIÓN

Entretenida y espectacular. Sin grandes logros, pero bien resuelta. Lo cual resulta en algo digno y ameno.

Esta película ha dado aire a quien no tenía aliento, dando un respiro a DC; a quien, como no aproveche el impulso de esta buena ola y remonte el vuelo, le queda un suspiro.

Sigue vivo, pero su futuro sigue incierto, a tenor de los polémicos retrasos indefinidos de las películas de Batman y Superman.

Profundas son las aguas de las simas más oscuras de los océanos. Como los horrores abisales que en ellas habitan. Mas también hay cabida para la reluctante belleza.

¡Qué Profundo soy, Cthulhu… digo, Igor!