El secreto de sus ojos

El secreto de sus ojos

 

Las colillas se amontonan en el cenicero mientras el implacable tic-tac del reloj ensordece a este humilde doctor. ¿Escribir sobre cine? Vive dios que no es sencillo saber por dónde comenzar a atacar tal tarea. No en vano son muchas las películas que he disfrutado y sufrido, cientos los directores que he adorado y vilipendiado, miles los actores que he aplaudido y he lamentado…

Cinema Paradiso, pienso entonces. ¿Qué más se le puede pedir a una historia? Emoción, una banda sonora arrebatadora de Morricone, una historia profunda e íntima que cala en lo más profundo de los huesos, uno de los finales más bellos de la historia del cine…

Pero no. Sería muy sencillo empezar por ahí. Quizás sea mejor acudir al comodín. Pruebo con el del público, pero enseguida me doy cuenta de que mis gatos no están por la labor de servir de escuderos en esta empresa. ¿Qué me queda? Está claro. El comodín del cine argentino

¡Qué gran idea! ¡Nunca nadie antes habló de él!. Bueno, tal vez exagere levemente, pero está claro que siempre es muy útil tenerlo a mano. No en vano, hay quienes lo adoran y quienes lo aborrecen, y ésto siempre ayuda a un buen combate. Mi rectitud y honestidad me impiden ocultar que yo milito en el club de los primeros. La culpa la tuvo el malogrado Fabián Bielinsky, que allá por los comienzos de este siglo se cascó un peliculón llamado Nueve reinas.

Coño, ahí había un autor que trataba con respeto a sus espectadores, que consideraba que los que se sentaban frente a la pantalla podían disfrutar de un juego inteligente al que no era sencillo sustraerse. Y lo hizo a través de un guión preciso como un mecanismo de relojería (siempre quise usar esta expresión tan manida), de un sabio manejo del ritmo y la progresión, y apoyado en las sobresalientes interpretaciones de Gastón Pauls y Ricardo Darín.

Bien, aquello abría el apetito de cine, y así fueron cayendo uno tras otro otros suculentos platos como El hijo de la novia, Lugares comunes, El aura (segunda y última película de Bielinsky antes de fallecer de un infarto), Martín (Hache)

Y así es como llego hasta El secreto de sus ojos, ganadora hace tres o cuatro años del oscar a la mejor película extranjera (galardón que comparte con Cinema Paradiso y que viene a demostrar que los miembros de la academia suelen ser más sabios juzgando lo de fuera que lo de dentro). Es una película que parte de los recuerdos; por un lado los de un brutal asesinato, y por otro los de un amor silenciado. Dos carriles tan alejados que uno no puede hacer otra cosa que admirar el talento con el que Juan José Campanella conduce la historia hasta su fin, permitiendo que ambas tramas convivan en un único relato sin que se vea en ningún momento la sombra del calzador planear sobre la pantalla.

Así nos plantea una reflexión imponente sobre lo perdido y lo arrebatado, sobre la justicia y los deseos de venganza, sobre el amor y la amistad; y se convierte en una de las mejores películas que yo he visto en los últimos años y que tardaré tiempo en olvidar si mi perturbada mente me respeta.

Mención especial creo que merece la interpretación de Guillermo Francella en el papel de Pablo Sandoval, asistente alcohólico de Benjamín (papel que borda, como siempre, Ricardo Darín), y que nos da algunos de los momentos más brillantes de la película, como aquel en el que explica qué sentimientos son los que nunca cambian por mucho que pase en la vida…

Estoy seguro de que muchos recordarán el inmenso plano secuencia del estadio de fútbol , uno de los más brillantes que se han visto en pantalla (con el permiso de Scorsese y Uno de los nuestros), y probablemente también recordarán esa última frase, demoledora, que deja al personaje de Darín y a todos los que la escuchamos con el corazón en un puño, quizás incómodos de sentirnos conmovidos por aquel a quien odiamos.

Os dejo el trailer en youtube de la película y el plano secuencia del estadio de fútbol en vimeo, aunque éste último es un gran SPOILER que no debería ver aquel que aún no haya visto esta joya de película.

 

Dr.Hackenbush.

Trailer:

Plano secuencia del estadio de fútbol

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios