Frankensfest 2018

Y llegó el tan ansiado día, el día del bautizo del primer frankfest, un día que ya ha quedado grabado en nuestras vidas, ese día en el que al fin muchos de nosotros nos pusimos caras y dejamos de ser solo nombres de doctores.

Había que levantarse pronto, Balmaseda a algunos nos queda lejos y el día antojaba iba a ser largo, desde Barakaldo salimos el Doctor Frederick y un servidor, en apenas 25 min. nos plantamos en el txoko Aike Barria, allí fuera rodeado de carbón y humo estaba Tito preparando ya las pucheras que alimentarían a toda prole, fue entonces cuando escuche el primer acorde del día, el majestuoso sonido del burbujeo del caldo de la alubia.

 

Me presente y empezamos a conocer a toda la gente que ha hecho posible este evento. Dentro ya estaban el Dr Frankesguitar con Txarly ensayando para la velada que nos esperaba tras la comida, momento que aproveche para hacer de guía al Dr Frederick por la sede del evento, recorriendo sus calles, su casco antiguo y como no su puente medieval mientras charlábamos de la vida.

Unos ultimaban los preparativos del escenario y otros preparaban el txoko para la comida, a las 13.30 tocaban Cowboy Angels en el Lekuona y nadie quería perderserlo.

Partimos raudos hacia allí para comenzar la velada, el escenario estaba en un marco genuino y muy autentico, entra calles, en mitad del casco viejo y con un aire vintage. Comenzó el concierto y poco tengo que decir de estos dos fenómenos, casan a la perfección ,tocaron temas propios y grandes clásicos a los que imprimían su carácter y personalidad, un empiece de jornada perfecto.

 

Acabaron de tocar y recogimos raudos y veloces todo, mucha cerveza y poco alimento, era la hora de comer.

De camino al txoko estuve charlando con los los dos artistas, gente estupenda con la que siempre aprendes, espero que el CD firmado por ellos suba rápidamente de valor como merecen.

No me voy a enredar con la comida, simplemente decir que fue de 10, tras la comida tuvimos interesantes charlas con el doctor Frederick sobre cine, siempre es un placer empaparte de sus puntos de vista y conocimientos. Ya empecé a notar tensionado a Txarly pues en breves le tocaba a él deleitarnos con su música en la sobremesa, A Grito Pelao subía al escenario y los nervios iban pasándose canción tras canción y txupito a txupito, se marcó un conciertazo de más de dos horas en el que se dejó el alma y en el que tuvo algún acompañante “improvisado”.

Acabar, recoger y corriendo para el safari donde tendría lugar la jam sesion, un broche de oro a la magnifica velada. Aquí las guitarras eléctricas tomaron el mando a cargo de los Sparrows para apoderase de la noche poniendo punto y seguido al nacimiento del Frankfest