Guía para no estropear tu instrumento musical.

El otro día alguien un poco más novel que yo,  en esto de los instrumentos musicales, me comenta que necesita Lana de Acero de 400. Yo extrañado a su pregunta, me parecía raro lo que me pedía, en mi cabeza pensé, este ira a restaurar algún mueble o quizás tambien como días atrás le había tenido su guitarra en mis manos, algo no había ido todo lo bien que deberia………, le devolví otra pregunta ¿para que lo quieres?. Su repuesta clara y concisa para limpiar unos trastes un colega me respondió.

Acto seguido se me erizaron todos los pelos del cuerpo, semejante barbarie quien te la ha contado le pregunte, a lo que me respondió lo he visto en internet.

Medio en el que ahora mismo te encuentras, no todo lo que leas en internet es acertado, fue lo que le comente, días más tarde le pase lo que yo suelo usar para arreglar dicho problema en los trastes, le anime a que le echara un ojo a artículos pasado que yo he ido publicando en esta web con mis propios conocimientos y con lo que ido aprendiendo con mis propios instrumentos.

Quizás lo primero a tener todos en cuenta es cuando es necesario un cambio de cuerdas, así que te dejo un enlace para que leas una interesante entrada al respecto:

Cuerdas de guitarra

También es importante conocer cómo se construye la guitarra y el bajo, en este caso eléctrico todo, intentare no tardando poner como se construye los acústicos.

El mástil y su construcción

Construccion de Guitarra y Bajo.

Esto es algo de lo más básico que tienes que tener en cuenta, después de esto quizás se pueda seguir avanzando a un siguiente nivel, que te comprende las necesidades básicas de los instrumentos en este caso nos centraremos en instrumentos de cuerda en su versión eléctrica como acústica.
Ahora os voy a dejar una idea básica del mantenimiento de los trastes:
Lo primero a tener en cuenta es que son de latón en su mayor parte, que es una aleación de cobre y cinc, que es un metal muy maleable y blando, que con un ligero pulido recupera enseguida su brillo, con lo que dicho esto no hay que utilizar ningún elemento abrasivo para su pulido ni limpieza. Es un metal que no se oxida pero sí que pierde su brillo fácilmente y que en nuestros instrumentos por lo suciedad de las manos y sudor se ponen verdes con facilidad que se podría denominar a esto su forma de oxidarse.
Para limpiarlo hay que usar un método poco agresivo y suave.

Trastes Sucios

 

Trastes Limpios

La diferencia está clara, ¿verdad?, acuérdate de que no hay que usar nada agresivo y que hay que tratarlos con mucho cariño nunca hay que utilizar nada que pueda rayar su superficie, ya que eso puede ser una verdadera tragedia.
Recuerda que esta página es de opinión, que nosotros no tenemos la razón absoluta en lo que ponemos, que simplemente hablamos de lo que a nosotros nos parecen las cosas y de nuestras propias experiencias.

En mi próxima entrada haremos un repaso al mantenimiento básico de los instrumentos de cuerda.