Irreversible

Como reza el pantallazo que encabeza esta entrada: LE TEMPS DETRUIT TOUT; o, para los no versados en la lengua francesa: EL TIEMPO LO DESTRUYE TODO.
Así de contundente se muestra el director Gaspar Noé en Irreversible, una de las cintas más polémicas de un director al que le gusta retorcer las tripas del espectador.

Mónica...

Mónica…

En el año 2002 Monica Bellucci y Vincent Cassel iban por su tercer año juntos y formaban una de las parejas más atractivas del cine europeo; ella, de una belleza hipnótica; él, entre rudo y canalla, gracias a esa mirada heredada de su padre, Jean Pierre.
En aquel contexto, Noé (el director, no el del arca), les propuso protagonizar Irreversible, y, junto a Albert Dupontel, formaron la terna que encabezaría una de las películas más arriesgadas del cine europeo.

Revisando en Filmaffinity alguna de las críticas que recibió por parte de la prensa especializada, me voy a quedar con un par que ejemplifican a la perfección maneras de enfrentarse a la ficción que nos presenta el director franco-argentino:
Manolo Marinero de El Mundo dijo: “Pretenciosa y repulsiva (…) Un filme vacío y absurdo, con imágenes obscenas y asquerosas
Bárbara Escamilla de Cinemanía, apuntó por su parte: “De acuerdo que tanto la escena de la violación (…) son extremadamente duras, casi insoportables. Pero la violencia que contiene no es en modo alguno gratuita. Y no lo es desde el momento en que es creíble porque es real, porque hay acciones que ocurren así, (…) Podríamos alabar también la música y hasta los títulos de crédito, pero distraería la atención

Así te mira el señor Noé

Así te mira el señor Noé

La mayor fuente de conflicto, por si aún hay alguien que no lo sabe, surge a raíz de dos escenas concretas: una en la que se le revienta la cabeza a ostias con un extintor a un personaje y otra, la más perturbadora, que es un plano secuencia eterno con la violación del personaje que interpreta Monica Bellucci. (y con el que cerraré esta entrada)

Hay en esta última escena una crudeza tal que resulta imposible mantener la postura durante los más de diez minutos que dura. Mónica Bellucci está inmensa y su sufrimiento se convierte en el nuestro, impidiéndonos adquirir distancia con lo que vemos en la pantalla.

Mónica y Vincent felizmente encamados

Mónica y Vincent felizmente encamados

A pesar de ello, las particularidades de Irreversible no se limitan a la dureza de algunas de sus escenas, sino al propio orden de las mismas, porque la película está narrada en sentido inverso; esto es, comienza con los créditos finales y las escenas se van sucediendo desde la última hasta la primera, provocando en el espectador la ironía dramática de ir siempre por delante de sus personajes.
Un ejemplo de ésta figura, para legos, sería aquel en que viéramos a un personaje asesinando a otro de modo que conociésemos una verdad que el protagonista aún desconoce. Queda claro, pues, hasta qué punto la ironía dramática mueve una historia que es narrada a la inversa.

Una vez presentada la primera (en realidad, última) escena, cada escena a la que pasamos nos presenta una situación que ya sabemos en qué va a desembocar, a diferencia de los personajes.
Tomemos por ejemplo una secuencia A-B-C.:
-A: Jorge conoce a Julio
-B: Jorge discute con Julio
-C: Julio mata a Jorge

En la mayoría de películas éste sería el orden en que las veríamos, e iríamos descubriendo lo que sucede casi al mismo tiempo que los protagonistas.
En Irreversible, Gaspar Noé modifica el tiempo y nos presenta la historia en C-B-A; de modo que primero vemos el crimen sin que sepamos qué ha pasado ni de dónde venimos. Luego vemos la discusión entre ambos, que nos sirve para entender la escena anterior y que además está cargada de ironía dramática porque nosotros sabemos que va a acabar en un crimen y los personajes aún no lo imaginan. Por último veríamos el momento en que se conocen.

Aquí el póster promocional en polaco, que siempre luce más

Aquí el póster promocional en polaco, que siempre luce más

A todo esto hay que añadirle un manejo alocado (pero consciente) de la cámara, que se inicia con grandes movimientos, temblores y desequilibrios para acabar la historia de forma calmada y casi inadvertida para el espectador. No es más que el reflejo (inverso) de cómo la vida puede torcerse del modo más inesperado en el momento más inesperado.
Esta realidad se complementa con la distancia que hay entre los personajes de DupontelCassel, que nos sirve para desterrar prejuicios y presuposiciones sobre lo que cada uno puede ser capaz de hacer en función de su apariencia o posición social.

Los tres protagonistas de Irreversible

Los tres protagonistas de Irreversible

A partir de aquí, lo mejor es que cada uno se siente ante Irreversible y extraiga sus propias conclusiones.
Yo me despido dejándoos los doce minutos más salvajes de toda la película:
http://www.dailymotion.com/video/x12x6v9_monica-bellucci-graphic-rape-scene-from-irreversible_shortfilms

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios