LA MALDICION DE AARON RAMSEY

Queridos Frankensmaniac@s:

 

Desgraciadamente ha vuelto a ocurrir y la maldición de AARON RAMSEY se ha cumplido de nuevo para dejarnos sin uno de los iconos musicales de los años 90, KEITH FLINT, cantante de THE PRODIGY.

 

 

En primer lugar deciros, para l@s que no lo sepáis, que la maldición RAMSEY hace referencia a un futbolista Galés que milita en el equipo del ARSENAL londinense y que, con asombrosa frecuencia desde 2009, cada vez que anota un gol con su equipo al día siguiente fallece un personaje famoso. Afortunadamente no es delantero y no marca muchas veces. Pero la relación de sus goles y las consiguientes muertes acontecidas al día siguiente es bastante amplia y se ha llevado por delante ya a personajes mediáticos como: OSAMA BIN LADEN, STEVE JOBS, ROBIN WILLIAMS, ROGER MOORE, LUKE PERRY… o personajes más relevantes para nuestros gustos como por ej.: GREGG ALLMAN, CHAVELA VARGAS, DAVID BOWIE o el cantante de THE PRODIGY , KEITH FLINT, que ha sido la última “victima” de RAMSEY.

 

 

Casualidad o no lo importante es que este pasado lunes nos dejó uno de los rostros más particulares del mundo de la música y que allá por 1996 se nos quedó a todos grabado a fuego, en nuestras retinas, con sus movimientos espasmódicos, mirada satánica, piercings y crestas de colores. Todavía recuerdo el impacto que produjo en mí la primera vez que visione este “Firestarter” en los 40 TV.  Muchos padres alertaban que el clip en blanco y negro, de THE PRODIGY,  y con un desatado FLINT aterraba a sus vástagos en sus hogares cuando salía por la TV.

 

 

Una fama degrupo provocador que se acrecentaría aún más con el lanzamiento del vídeo de su otro single de éxito, “Smack My Bitch Up”, de su álbum super ventas, 10 millones de copias, “THE FAT OF THE LAND”.  Vídeo que fue votado en su día, por los espectadores de la MTV, como el más ofensivo de la historia. Ofensivo por su contenido explicito de violencia, sexo y drogas, mostrándonos desde la cámara la perspectiva de una persona que sale de fiesta. Lo sorprendente es que todo el mundo imagina que es un chico el protagonista cuando en realidad era una chica. Tal fue el revuelo de lo que mostraba que la MTV solo lo emitía de noche y bajo advertencia. “Azota a mi perra ” fue denunciado por asociaciones feministas que decían que su titulo incitaba a la violencia contra las mujeres, quizá por todo esto nunca fue emitido en la BBC y todavía hoy en día es muy difícil poderlo encontrar para visualizarlo en su totalidad y con calidad optima.

 

 

Este impacto visual y de mensaje,  unido a una mezcla explosiva de electro rock que bebía del hip-hop de la vieja escuela(llámese BEASTIE BOYS o PUBLIC ENEMY) y el punk rock (SEX PISTOLS) hicieron de THE PRODIGY un grupo referencia de la música de las ultimas décadas por sus numerosas apariciones en festivales donde un FLINT hiperenergético hacía vibrar al público como si de una rave partie de los ochenta se tratase. Sirva como ejemplo este vídeo de su paso por el BBK LIVE de BILBAO en el año 2014.

 

 

Fue en esta atmósfera Rave donde conoció FLINT al otro lider musical de THE PRODIGY, LIAM HOWLETT, dando nombre al grupo uno de los sintetizadores favoritos de LIAM y  formando un conjunto que ha llegado ha vender 30 millones de discos y colocó sus cinco primeros trabajos, a excepción del primero, en el numero 1 de ventas en el Reino Unido. Precisamente esta cultura RAVE, o movimiento juvenil alrededor de la música electrónica al estilo del verano del amor  de los 60 y donde las drogas de diseño están muy presentes, convirtió junto al éxito de la banda, a FLINT en un asiduo de los estupefacientes. Situación que derivaría en su expulsión temporal de la banda en el 2004. Un 2004 en el que conocerá en su camerino a MAYUMI, la mujer que consigue apartarle de su adicción con su apoyo y llevándolo a vivir al campo de ESSEX donde este pasado lunes apareció su cuerpo sin vida tras un más que probable suicidio. 

 

 

Y es que el enérgico FLINT había vuelto a las andadas con las drogas derivando en su separación matrimonial y cayendo en un estado que nos describe su amigo JOHN LYDON, de los SEX PISTOLS: “Se sentía abandonado y solo. Nadie le quería, y eso le destruyó”.

 

Antes de quitarse la vida, el cantante de THE PRODIGY le suplicó a MAYUMI, su ex mujer, que volviese con él. Pero el perdón no ha llegado a tiempo o simplemente no se ha dado. El pobre de KEITH se hallaba inmerso en una depresión contra la que luchaba haciendo deporte como en esta imagen tomada dos días antes de su muerte cuando participó en una carrera popular junto a su preparador físico.

 

 

 

En fin amig@s, desgraciadamente no podremos disfrutar nunca más de la vitalidad de KEITH FLINT en los festivales en los que era el dinamitador por excelencia. Pocos como él sabían hacer saltar sin parar a la gente.

 

 

 

Un personaje que resultará imposible borrar de nuestra memoria como si alguna vez se nos hubiese aparecido ante nuestros ojos el mismísimo BELCEBÚ.

REST IN PEACE KEITH FLINT

POSDATA: POR FAVOR QUE SUFRA SEQUIA GOLEADORA EL INCLITO RAMSEY