MY DYNAMITE – OTHERSIDE

Uno de los discos que más he escuchado en los últimos años ha sido el homónimo debut de los australianos My Dynamite. Un disco que, junto con su concierto en el Whisky-Bar Los Picos de Liérganes, ya comenté en esta página y cuya crónica podéis leer pinchando aquí.

Ahora han vuelto a la carga con “Otherside”, un fantástico elepé que nos ofrece 9 temas en los que muestran una evidente madurez en su música. Ya daba alguna pista la entrevista que les dedicaban recientemente en la Classic Rock y donde mencionaban que a las influencias ya demostradas en su debut de Faces, Humble Pie, etc., ahora se añadía, por ejemplo, Gram Parsons. Y he de decir que al releer mi crónica anterior de ellos, ya aparecía el nombre del “Fallen Angel” en ella! En este sentido cabe destacar un tema como “Can’t Tell Lies”, que no hubiese desentonado si se hubiese incluido en esa joya llamada “Sweetheart Of The Rodeo” de los Byrds de la era Parsons.

El que ame a los Black Crowes y derivados seguirá encantado con este disco, al igual que con su debut, porque las tres piezas que abren el mismo, sin ir más lejos, son puro Crowes y continúan con la senda marcada en “My Dynamite”. Las dos primeras, “Round The Bend” y “Witch Hat”, muestran la faceta más rockera del combo, mientras que “So Familiar” es un precioso medio tiempo que recuerda también a Black Crowes por todos lados.

Pero aparecen otras muchas influencias en este plástico. Escuchando el comienzo de “Otherside” me ha venido a la cabeza, de manera casi instantánea, el “Can’t You Hear Me Knockin’” de los Stones, y dos pelotazos como “State We’re In” y “Motortalkin’” combinan a la perfección los riffs pentatónicos de notas simples típicos de Jimmy Page con sonidos de rock mucho más moderno, de los ’90 y ’00. En mi humilde opinión estos dos temas -que son posiblemente lo más hard que han grabado My Dynamite- son, junto con la ya mencionada “Can’t Tell Lies” –que es lo más cosmic country/americana de su repertorio- lo más pegadizo de este disco.

En conjunto me atrevería a decir que “Otherside” no es tan adictivo como “My Dinamite”, tal vez no enganche tan brutalmente a la primera escucha como su predecesor, pero es uno de esos discos que ganan tras cada audición, que cuantas más veces pasan sus canciones a través de tus tímpanos más las saboreas.

Escuchando este disco he recordado una conversación reciente con uno de los mejores fotógrafos y críticos musicales de Bizkaia, que me contaba que Gov’t Mule le aburren porque son buenísimos y suenan de cojones, pero en su opinión no tienen canciones. Yo no me atrevería a ir tan lejos, no puedo decir nada malo de Warren Haynes y compañía, pero tal vez si tuviesen un plástico con canciones del nivel de las aparecidas en los dos discos de My Dynamite (con permiso de “Dose”), la opinión de este reputado crítico musical sería distinta.

Así que ya sabéis, si os gustan Black Crowes y pensáis que Dirty York son la mejor banda underground de ese estilo surgida de la tierra de los canguros, dadle una oportunidad a My Dynamite y veréis que tal vez estabais equivocados.

Keep on Rockin’!

Dr. Pretorius

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios