MY DYNAMITE – LIÉRGANES

Quien algo quiere algo le cuesta. Y mis ganas por ver a My Dynamite en directo pudieron más que el hecho de enfrentarme a una semana arrastrando sueño. Así que un martes cualquiera me planté, tras una hora de viaje, en Los Picos Whisky Bar de Liérganes (Cantabria) para disfrutar del directo de la banda revelación del 2012 en la opinión de quién suscribe.

En primer lugar quiero agradecer a toda la gente de Teenage Head Music y sobre todo de Los Picos el trato recibido. El hecho de ir por primera vez a una sala a ver un concierto y que Felipe y su troupè te hagan sentir como en casa es un auténtico gustazo. Al principio la sala me dejó un poco desconcertado (techo bajo, columnas en medio del escenario), pero cuando me dijeron que el técnico de sonido era ni más ni menos que Hendrik Röver (Deltonos) me quedé bastante más tranquilo. Y la verdad es que el sonido de la sala no tiene nada que envidiar al de otros locales mejor acondicionados a priori. Además, creo que merece una mención especial el hecho de que estamos hablando de una sala en un pueblo de 3000 habitantes y no excesivamente bien comunicado que, por lo que me contaron, suele estar llena los días de concierto, que son además casi siempre entre semana. Ver cosas así te hace pensar que realmente hay más gente de la que creemos que ama el rock en cada rincón de este país.

A lo que íbamos. My Dynamite. Descubrí a esta banda hace unos cuantos meses gracias a la Classic Rock Magazine británica, una estupenda revista que regala un cd con cada uno de sus números (ya podrían aprender las revistas de rock patrias). En uno de estos cds destacaba sobre el resto un tema titulado “Take It or Leave It”, que parecía un descarte del Southern Harmony de los Crowes. Tras la escucha compulsiva de dicho tema, decidí ir a Power Records a encargar el cd del grupo en cuestión. Cuando por fin me llegó, en el plastiquito que envolvía el cd había una pegatina que decía algo así como “para fans de Humble Pie y Free”. Y no iba desencaminada. En todas las críticas que he leído sobre esta banda se hace referencia a su similitud con Black Crowes, y es cierto que sus similitudes son muchas, pero me parece un poco superfluo decir, como osan algunos, que son una copia de los de Atlanta, cuando en su música se pueden apreciar infinidad de influencias, como también pasa, lógicamente, con la música de los hermanos Robinson. Por poner un par de ejemplos, los riffs de If We’re Livin’ podrían pasar por haber sido escritos por Rickey Medlocke, o los arreglos de Singing Stormy Weather parecen elaborados por la TCB Band en su etapa de acompañamiento a Gram Parsons. El disco homónimo consta de 10 temas, donde ninguno está de relleno, lo que le da al conjunto una consistencia brutal, y hace que su escucha sea casi adictiva. Según consta en los créditos del cd, éste está grabado en directo en el estudio, lo cual hacía más deseable si cabe la posibilidad de disfrutar de My Dynamite sobre las tablas de un escenario.

Y en directo la verdad es que se cumplieron todas mis expectativas. Un show intenso, donde todo el peso de la comunicación con el público lo lleva Pat Carmody, un gran cantante e increíble frontman, que está respaldado por una banda perfectamente compenetrada. La base rítmica, formada por Simon Aarons (batería, con un aspecto que recuerda al Steven Adler de mediados de los 80’) y Trav Fraser (bajo) dota a los temas de ese groove que siempre debe tener el rock melódico. Los teclados de Nick Cooper son el colchón perfecto, uno de los toques diferenciadores respecto a la pléyade de grupos que tratan de hacer rock hoy día. Y qué decir de las guitarras de Benny Wolf y Jorge Balas. Cuando ves a Benny con la Zemaitis y a Jorge con la Les Paul doblándose los riffs o repartiéndose los solos sientes que eso es la perfecta definición de rock n’ roll.

Su repertorio en directo está perfectamente equilibrado, repartiéndose temas de su disco de debut, temas nuevos que formarán parte de su segundo LP (que grabarán en cuanto vuelvan a Australia y que estará listo para el año que viene, según me comentaron ellos mismos) y alguna que otra versión (Happy de los Stones y Stay With Me de los Faces sonaron a auténtica gloria).

En resumen, estamos ante un grupo que con su primer disco y su respectivo debut por los escenarios del viejo continente han entrado a formar parte del Olimpo del rock underground actual. Si te gustan bandas como Free, Faces, Black Crowes, o grupos más actuales como Dirty York o Saint Jude, dales una oportunidad, porque son realmente brutales.

Keep on rockin’!

Dr. Pretorius

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios