Padre de familia

Después de haber dedicado las últimas entradas al sexo explícito y a un musical sobre travestidos, he decidido que es hora de atravesar jardines más floridos y hablar de algo que concite unanimidad, algo que consiga que el niño más inocente y la abuela más cerrada se sienten en el sofá a ver una misma cosa. ¿Existe eso? Claro que existe; se llama Padre de familia.

El título de la serie enseguida nos hace referencia a “familia”, “amor”, responsabilidad”, “superación” y todo eso, valores que enseguida multiplicamos por diez al saber que es una serie estadounidense y que, además, (multipliquemos ya por cien), se emite en la FOX, una de las cadenas más conservadoras del continente americano. Si aún hay a quien le quedan dudas, baste con decir que en España (país civilizado y evolucionado como pocos) se emitía en La Sexta en horario de sobremesa.

 

Seth MacFarlane

Seth MacFarlane es el creador de la serie

Seth MacFarlane es el creador de la serie

¿A quién hay que agradecerle la invención de este producto? Pues a Seth MacFarlane (de hecho lo pone debajo de la foto que os acabo de poner), un genio que ya en su tierna infancia se esmeraba en ilustrar cuentos y hacer dibujos de sus estrellas de la tele, como Pedro Picapiedra; y que tras diplomarse en bellas artes entró a trabajar en Cartoon Network dibujando y guionizando El laboratorio de Dexter o Vaca y pollo, entre otros.

Seth ideó, mientras cursaba sus estudios de diseño en Rhode Island, un cortometraje titulado The life of Larry, donde el protagonista era un hombre bastante idiota que se comunicaba con su cínico perro, Steve, en lo que sería la semilla de Padre de familia. Como curiosidad, en youtube se encuentra el corto de 10 minutos (presentado por el propio MacFarlane al modo en que lo hace en algún episodio de Padre de familia) y donde pueden verse gags que luego formaron parte de la serie de la que hoy hablamos.

Posteriormente, y para Cartoon Network hizo algún pequeño corte más sobre Larry y Steve, pero ya dirigido a una audiencia infantil. Los ejecutivos de la FOX vieron el material, le contrataron, y así es como Seth MacFarlane se convirtió, en 1999 y a los 26 años de edad, en el creador de Padre de familia.

Un momento, Hackenbush,¿ como que “ya dirigido a una audiencia infantil”? ¿No habías dicho que esta serie era para toda la familia?

 

Padre de familia

Padre de familia comenzó, como decía antes de ser interrumpido, en 1999, y se centra en las aventuras y desventuras de una familia compuesta por un matrimonio y sus tres hijos… No, no estoy hablando de Los Simpson, aunque haya quienes quieran ver en Padre de familia una burda copia de la serie de Groening. Aún así, es innegable que existen ciertas similitudes, sobre todo si enfrentamos los personajes de ambas familias:

Homer Simpson y Peter Griffin, ambos imbéciles,borrachos y cabezas de familia; Marge Simpson y Lois Griffin, las mujeres; Lisa Simpson y Meg Griffin, las hijas menores; Bart Simpson y Chris Griffin, los hijos; y Maggie Simpson y Stewart Gilligan Griffin (como le gusta recordar a Stewie cuando se pone serio) los bebés.

Dos famiilias de lo más normales

Dos famiilias de lo más normales

En el caso que nos ocupa, el de los Griffin, hay que añadir a un sexto miembro en la familia: Brian, el perro antropomorfo que es capaz de comunicarse con la familia y nexo de unión entre el proyecto universitario de MacFarlane y su serie para la FOX.

En mi opinión, las similitudes importantes acaban ahí, se quedan en el aspecto superficial; porque Padre de familia es lo suficientemente original en su estructura como para ser injustamente acusada de plagio por seguidores de los Simpson. Uno de los puntos fuertes y que más definitorio resulta de la serie de MacFarlane son sus digresiones constantes, generalmente precedidas de frases del estilo de : “esto es como aquella vez que…”, “es más asqueroso que cuando…”, etcétera. Estas rupturas de la trama principal son seña de identidad de la serie, distinguiéndola de Los Simpson, donde la estructura es continuada y mucho más clásica.

Las dos series se sirven del humor para deslizar mensajes o desnudar y criticar posturas e ideologías, pero mientras la serie de Groening es más sutil, la de MacFarlane lo hace de modo inteligente, pero salvajemente directo. Valga como ejemplo esta pequeña píldora, donde al hilo de una conversación sobre Alcohólicos Anónimos, Brian introduce una digresión para mandar el mensaje de que las religiones sólo han traído desgracias (MacFarlane es declaradamente ateo)

Otro ejemplo de estas rupturas narrativas lo tenemos aquí, cuando Cleveland habla de una vidente que descubre tus vidas pasadas, pero Peter ya sabe qué fue fresa una vez

En este pequeño clip hemos podido advertir también dos aspectos que definen mejor la serie y que la alejan aún más de Springfield para asentarla en la inexistente Quahog:

-Su humor absurdo

-Su humor negro, entendido como humor acerca de cuestiones sobre las que no se suele hacer humor.

El uso y manejo de estos dos elementos son los que han convertido esta serie en mi serie de humor favorita de todos los tiempos; por encima de Los Simpson, cuya calidad considero superior pero que no me proporcionan tanto placer como la mala ostia que desprende Padre de familia.

Y aquí entra la cuestión polémica de la serie. ¿Se excede en el uso del humor negro? ¿Dónde están los límites? Eso nos llevaría a un debate excesivamente ingrato y del que no extraeríamos grandes acuerdos. Yo soy bastante favorable al humor de este tipo, y sé que me expongo a que quienes no comparten mi opinión me pregunten si aceptaría que se hiciera humor con un hijo mío que falleciera o cosas por el estilo. Pero, ¿para tanto es Padre de familia?

Bueno, un ejemplo bastante normalito de lo que podemos encontrarnos en la serie y que cada cual juzgue.

Sí, es fuerte, y a quien no le guste le resultará desagradable y de mal gusto, y esto no es más que una pequeña muestra: canciones sobre el SIDA (al estilo musical de los 40), humor sobre la muerte, sobre los abusos sexuales, sobre la paraplejia, sobre el sexo de menores (la semana pasada veía un episodio en que Stewie admiraba a un bebé del que se había enamorado por “cómo le cabía todo el biberón en la boca”), zoofilia, religión, etcétera. Yo lo adoro, pero entiendo que haya quien no lo haga. Se permite servirse, incluso, del propio 11 de Septiembre para hacer humor y criticar a su gobierno como el de un país que no necesita excusas para hacer lo que se le sale de los huevos, aunque eso lleve a la muerte de inocentes que tanto critica.

El propio MacFarlane tuvo una suerte inmensa aquel Septiembre de 2001, ya que la resaca y un error de la agencia de viajes le hicieron llegar tarde al aeropuerto, impidiéndole el acceso a su vuelo al haber pasado la hora. Poco tiempo después, el avión era secuestrado y estrellado contra la torre norte del complejo World Trade Center. MacFarlane siempre ha dicho que se dedica al humor y que ese episodio debe guardarlo en un rincón de su mente sin que le afecte a lo que hace. Está claro que ha sabido hacerlo.

A causa de estas cosas, Padre de familia ha sufrido denuncias por parte de personajes ridiculizados en la serie, pero la justicia ha amparado casi siempre los gags en la libertad de expresión (un bien bastante sagrado en los Estados Unidos), como en el caso de Carol Burnett, legendaria estrella televisiva que fue mostrada en la serie como mujer de la limpieza de un sex shop y cuya demanda fue desestimada.

El asunto es que, en su tercera temporada, la FOX canceló la emisión de la serie (desconozco si es que le parecía excesiva) suponiendo esto un gran golpe para todos sus seguidores, que comenzaron a manifestarse, enviar peticiones a la cadena y a amenazar con el boicot si no se emprendía la reemisión de Padre de familia. Esta presión, añadida a los resultados en venta de dvd´s y en emisiones en otras cadenas, llevó a la FOX a recular y a negociar con MacFarlane. Hoy día continúa siendo uno de los productos estrellas de la cadena estadounidense y ese hombre que dibujaba a Pedro Picapiedra con tan sólo 9 años es hoy uno de los guionistas más ricos de Estados Unidos.

Asi que, a quienes no tenemos más religión que ls Griffin, sólo nos queda seguir disfrutando de una de las series más bestias y geniales que ha parido la televisión.

 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios