POINT BLANK – POINT BLANK

Hay grupos que, por la razón que sea, no terminan de disfrutar del reconocimiento que su música merece, y uno de esos grupos es Point Blank, de los que voy a comentar brevemente su homónimo álbum de debut.

Estos tejanos se presentaron discográficamente al mundo en 1976 haciendo un rock sureño fuertemente influenciado por sus amigos ZZ-Top, así como por otras bandas del estilo como pueden ser Allman Brothers (ese slide de “Free Man”, el corte que abre el disco, o la delicadeza de “Distance” con sus geniales crescendos) o los Lynyrd Skynyrd más viscerales (“Lone Star Fool” o “In This World” podrían estar en el Second Helping o en el Nuthin’ Fancy sin desentonar en absoluto).

Resulta curioso escuchar temas como “Moving” que suenan 100% a Blackfoot incluso casi antes de que los propios Blackfoot sonasen 100% a Blackfoot (Flying High es de 1976, pero Strikes es de 1979 y Tomcattin’ de 1980). También contribuye a sonar a Blackfoot el parecido de la voz de John O’Daniel a la de Rickey Medlocke.

En este disco encontramos desde blues acelerado y boogie que por momentos me hace pensar también en Bachman-Turner Overdrive (a ver quien puede estarse quieto mientras escucha la infecciosa “Bad Bees”) hasta, como no puede ser menos, el típico gran tema épico de rock sureño que no puede faltar en la discografía de todo grupo de rock sureño que se precie. Si Lynyrd Skynyrd tenían Free Bird, Molly Hatchet tenían Boogie No More y Blackfoot tenían Highway Song, Point Blank tienen “That’s The Law”, que suena a Molly Hatchet por todos lados con su riff de notas simples dobladas. Y una vez más, antes de que Molly Hatchet comenzasen su carrera discográfica. Curioso. El problema es que aquí este tema dura menos de 4 minutos!! Joder, si lo tenían todo para hacer una obra maestra!! Tanto costaba alargarlo un poco, chicos?

En fin, que si queréis disfrutar de algo de rock sureño clásico saliendo un poco de las bandas habituales, probad con el primer disco de Point Black.

Keep on Rockin’!

Dr. Pretorius