SLASH featuring MYLES KENNEDY and the CONSPIRATORS – Le Zenith (Paris)

Este hombre, a estas alturas de partido, no necesita presentación. Tan sólo por Appetite For Destruction o Lies ya se tiene ganado el cielo rockero hasta la eternidad. Pero nunca ha sido Slash un artista al que le haya gustado dormirse en los laureles. Así, como muchos de vosotros sabréis, grabó con artistas tan variopintos como Marta Sánchez o Michael Jackson, juntó a una banda a la que llamó Slash’s Snakepit y con la que editó dos discos muy buenos pero que pasaron bastante inadvertidos, formó Velvet Revolver con los majos de Guns’n Roses y Scott Weyland de Stone Temple Pilots… en fin, muchas cosas, pero sin nada que terminase de despegar ni de dejarle totalmente satisfecho.

P1150786

Con este panorama, en 2010 grabó un fantástico disco homónimo con diversos artistas invitados y que ya le trajo por estos lares para participar en el Azkena Rock Festival y para tocar en la ya cerrada Rockstar Live de Barakaldo, en un concierto cuya crónica podéis leer aquí.

Desde entonces, con aquella misma banda que se trajo de gira, y que ahora se hacen llamar “Slash featuring Myles Kennedy and The Conspirators”, han parido dos buenísimos discos de hard-rock muy melódicos y seriamente adictivos, “Apocalyptic Love” de 2012 y “World on Fire”, de 2014. Y con la excusa de presentarnos este último tuve la oportunidad de verle en Paris el pasado 13 de noviembre, en la segunda de sus dos fechas programadas en “Le Zenith”, un magnífico pabellón similar al BEC, con un sonido genial y una programación acojonante.

programación de Le Zenith de noviembre de 2014. No Comment

programación de Le Zenith de noviembre de 2014. No Comment

No voy a comentar los  discos de esta formación porque no merecéis que os aburra con mis palabras de fan empedernido, pero a modo de resumen, os diré que si no habéis prestado atención a los tres elepés de este grupo estáis perdiendo el tiempo. Son canciones perfectas para llevar en el coche conduciendo por la autopista desoyendo los límites de velocidad o para acompañarte en una buena sesión de running un domingo por la mañana después de la juerga de la noche anterior. Llevo escuchando compulsivamente cada uno de ellos desde el momento de su edición, y con cada nueva escucha no dejo de descubrir pequeños detalles que anteriormente se me habían pasado por alto. Adrenalina pura hecha melodía, con solos absolutamente perfectos, con un equilibrio magistral entre el hard-rock clásico y el rock de factura más moderna, con una banda en la que todo engrasa a la perfección. A modo de ejemplo, diré que aún no he conseguido escuchar Chinese Democracy entero (y creedme que lo he intentado unas cuantas veces), pero no me canso de escuchar los lps de Slash.

Parte del art-work de la gira, diseñado por Ron English. Espectacular. Visitad www.propaganda.com y flipareis

Parte del art-work de la gira, diseñado por Ron English. Espectacular. Visitad www.propaganda.com y flipareis

Como os podéis imaginar, el repertorio es bastante obvio, intercalando siempre un par de canciones de su nuevo proyecto con un clásico de Guns’n Roses, y añadiendo puntualmente alguna de Velvet Revolver y/o de Snakepit (aunque en el concierto que presencié pasó por alto a los Snakepit). Está claro que lo que más le apetece escuchar al público son siempre los clásicos del Appetite, Lies o los Illusions, pero la verdad es que sus nuevas canciones son auténticos cañonazos en directo, temas perfectos para corear puño en alto.

P1150796

En cuanto a la banda, decir que la base rítmica formada por Todd Kerns al bajo (mención especial a su más que notable labor vocal en Doctor Alibi y en You’re Crazy) y Brent Fitz a la batería es absolutamente demoledora, se les nota que tenían bagaje en común previo a esta banda, porque su compenetración es total. El guitarra rítmico en esta gira (que no participó en la grabación de World on Fire, ya que todas las guitarras del mismo fueron tocadas por Slash) cumple su papel a la perfección. Pero si alguien merece una mención especial ése es Myles Kennedy. Porque sus temas los clava, de 10. Pero es que además consigue hacer suyos unos temas que originalmente fueron interpretados por el cantante más carismático y con más personalidad de los últimos 30 años, y lo hace sin perder su estilo y a la vez manteniendo la esencia original. Dudo que haya nadie mejor para ponerse las pesadas botas de Axl que este tipo.

P1150805

Y en cuanto a Slash decir que está en relativa buena forma, con un 95% del concierto donde estuvo en su nivel estelar habitual, pero en el solo de 20 minutos (no sé si fueron 20 minutos de reloj, pero a mí se me hizo eterno) que nos clavó en medio de Rocket Queen se le fue un poco la pinza. Bastantes notas fuera de escala, acoples que no venían a cuento… hubo dos o tres momentos en los que pensaba que se iba a arrancar con el Do You Feel Like We Do de Peter Frampton, pero fue sólo mi imaginación jugándome una mala pasada.

Lo bueno es que ese relativo mal trago se te olvida de golpe y plumazo escuchando temas que para mí ya son clásicos en toda regla como Ghost, Anastasia o World on Fire, junto con otros temas como Nightrain, Paradise City o una breve cover del Feel Like Makin’ Love de Bad Company que para nada me esperaba ni yo ni creo que nadie de los allí presentes.

confetis durante Paradise City, pagados por la trama wurtel (son los que le sobraron a Ana Mato)

confetis durante Paradise City, pagados por la trama wurtel (son los que le sobraron a Ana Mato)

En fin, hay vida más allá de Guns’n Fuckin’ Roses, y aunque mataría por ver una reunión de la formación original (o incluso de la formación del tour de los Illusions), hay que valorar que Slash es feliz, hace lo que más le apetece, disfruta con ello y, lo que es más importante, nos hace disfrutar a miles de fans. Todo un lujo, sobre todo teniendo en cuenta que este tío ha estado clínicamente muerto unas cuantas veces.

Keep on Rockin’!

Dr. Pretorius

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios