STICKY FINGERS – REISSUE

A estas alturas de la película no tiene mucho sentido que os hable del álbum “Sticky Fingers” de los Rolling Stones, una de las obras cumbres de la historia del rock. No me veo capaz de decir nada nuevo, original ni por supuesto objetivo de un disco que contiene temas como “Brown Sugar”, “Sway”, “Wild Horses”, “Can’t You Hear Me Knocking”, “Bitch” o “Dead Flowers”.  Si no lo habéis escuchado nunca, aquí tenéis. Saboreadlo.

Pero es que la pasada semana se reeditó dicho álbum, y como ya han hecho recientemente los Stones con otras de sus mejores obras, como el “Some Girls” o el Exile On Main Street”, han incluido un disco extra con versiones inéditas y alternativas de algunos temas. Éste disco extra es el que os voy a comentar.

edición hiper-super-extra-deluxe de la reedición del "Sticky Fingers"

edición hiper-super-extra-deluxe de la reedición del “Sticky Fingers”

Digamos que podemos dividir este disco extra en dos mitades. Por un lado tenemos 5 tomas alternativas de temas del “Sticky Fingers”, con una producción no demasiado cuidada, y por otro lado hay 5 temas en directo grabados en el Roundhouse londinense en la gira de presentación de dicho álbum, con un muy buen sonido, pero es digno mencionar que ninguno de esos temas pertenece al “Sticky Fingers” (de hecho hay uno del “Beggars Banquet” tres del “Let It Bleed” y “Honky Tonk Woman” que se editó sólo como single).

portada original del "Sticky Fingers"

portada original del “Sticky Fingers”

Lo primero que nos encontramos es una versión de “Brown Sugar” con la intervención de Eric Clapton a la guitarra. Difiere de la original sobre todo en la guitarra slide, y en que Mick Jagger suena más desfasado de lo habitual, pero lo cierto es que este corte lleva muchos años circulando por diversos bootlegs, así que no es nada que ningún fan de los Stones no hubiese escuchado antes.

A continuación tenemos una “Wild Horses” anunciada como “acoustic version” que, aparentemente, no es mucho más que la versión de estudio a la que le han quitado la guitarra solista y las segundas voces y añadido una guitarra acústica más delicada. A priori un tanto decepcionante, pero es cierto que a partir de la tercera escucha se le coge el puntillo y ahora mismo me gusta más esta versión que la original.

Con el siguiente corte ya se empieza a poner interesante la cosa. Aquí tenemos una versión primigenia de “Can’t You Hear Me Knocking”, el mejor riff que ha compuesto la mayor máquina de componer riffs de la historia del rock. No llega, por supuesto, a las sublimes cotas del editado originalmente, ni tenemos ese final a lo “Santana” de influencia latina, pero es más que interesante apreciar el groove que le imprimen al tema y ver cómo juegan rítmicamente con el riff buscando fórmulas para aplicar finalmente a la canción.

El siguiente tema posiblemente sea lo mejor de todo el disco, una versión extendida de “Bitch”. He de reconocer que ésta nunca ha sido una de mis canciones favoritas de los Stones, pero con esta nueva versión he cambiado drásticamente de opinión. Rock con mayúsculas de una banda en estado de gracia, y este corte seguramente no acabó en la versión definitiva del disco porque no habían ensayado el final del tema, porque creedme que es mejor que la publicada originalmente.

Para terminar esta primera parte del disco tenemos una “Dead Flowers” con unos arreglos algo más toscos que la original y totalmente desafinada (aunque lo cierto es que los Stones son de las pocas bandas en la historia que se pueden permitir el lujo de tocar desafinados y seguir sonando brutales), pero con más fuerza y feeling que ésta. Un documento curioso, cuanto menos.

Para comentar la segunda parte del disco, la correspondiente a los cortes en directo, los compararé con los aparecidos en el “Get Yer Ya-Ya’s Out!”, dado que todos ellos aparecen en este mítico disco.

Para los que no hayáis escuchado nunca ese directo de los Stones, os diré que es el mejor directo que han editado en toda su carrera (y han editado unos cuantos). La crítica en general suele decir que el mejor es el “Love You Live”, pero difiero totalmente de la opinión general de la crítica. Lo único mejor del “Love You Live” respecto al Ya-Ya’s es que es doble, pero eso se solucionó en parte con la caja especial que sacaron de este último hace unos pocos años.

Comenzamos con “Live With Me”, que aquí escuchamos con unos arreglos de piano y vientos más pronunciados que en el Ya-Ya’s, pero que no difiere demasiado de aquélla.

La siguiente es “Stray Cat Blues”, que aquí suena más acelerada que en el Ya-Ya’s, casi proto-punk, llena de rabia y suciedad, como corresponde a una letra digna de Lord Byron o Pablo Neruda (I can see that you’re fifteen years old / No I don’t want your I.D. / I bet your mama don’t know you scream like that / I bet your mother don’t know you can spit like that./ You say you got a friend, that she’s wilder than you / Why don’t you bring her upstairs / If she’s so wild then she can join in too).

Cambio de registro. “Love In Vain”, cover del maestro Robert Johnson, que en esta ocasión ralentizan a más no poder. Escuchándola me imagino a Mick Jagger y a Charlie Watts desesperados tratando de acelerar la canción mientras Keith Richards va a su puta bola. Aquí no escuchamos el maravilloso solo de slide de Mick Taylor del Ya-Ya’s, pero el solo sin slide sigue siendo igualmente bueno.

El penúltimo corte es una gran versión de más de once minutos de “Midnight Rambler” absolutamente brutal, pero bastante parecida de nuevo a la del Ya-Ya’s, y lo mismo sucede con el último tema, “Honky Tonk Women”, aunque en éste sí es cierto que los arreglos de guitarra de Mick Taylor son algo más elaborados.

Resumiendo, estamos ante un disco extra que tiene unas cuantas joyas si eres un die-hard fan de los Stones, pero que tampoco aporta nada excesivamente interesante al oyente ocasional o al fan menos acérrimo. Parece ser que ya no quedan escondidas perlas en forma de temas inéditos o similares. Se debieron gastar todos en las reediciones del “Some Girls” y del “Exile”.

Portada española del "Sticky Fingers". Bendita censura!

Portada española del “Sticky Fingers”. Bendita censura!

Aún así, si esta reedición sirve para que esa maravilla llamada “Sticky Fingers” sea redescubierta por las nuevas generaciones, habrá merecido la pena el esfuerzo.

Keep On Rockin’!

Dr. Pretorius

P.D.: hay una versión especial que contiene además un DVD con dos temas grabados en directo en el Marquee de Londres y alguna pegatina o algo así y que cuesta más de 40€, pero como una cosa es ser muy fan y otra cosa es ser adinerado he decidido que de momento me quedo con la versión sencilla de la reedición. Si además eres muy adinerado, hay versiones mucho más especiales. Disfrútalas si puedes.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios