The rocky horror picture show

Science Fiction/Double Feature

Los labios pintados de Patricia Quinn, que interpreta a Magenta

Los labios pintados de Patricia Quinn, que interpreta a Magenta

Normalmente esbozar cualquier entrada suele ser tarea farragosa, no tanto por la dificultad que en sí entraña como por la ineptitud y la falta de capacidades de éste quien os escribe; por eso hay momentos en los que busco orilla, un lugar en el que tumbarme a respirar el sol y donde las palabras fluyan sin necesidad de estrujar las pocas neuronas que el alcohol aún no ha hecho prisioneras.

Uno de estos lugares comienza con los labios de Patricia Quinn adaptándose a la voz de Richard Brien, creador de The Rocky Horror Picture Show e intérprete de este Science Fiction/Double Feature con que se abre una película en la que, además, interpreta al personaje de Riff Raff.

Esta canción (una de mis favoritas) ya muestra al espectador el camino por el que va a transitar el musical, homenajeando un buen puñado de películas en su letra: Ultimátum a la tierra (1951), El hombre invisible (1933), King Kong (1933), Vinieron del espacio (1953), Doctor X (1932), Planeta prohibido (1956), Tarántula (1955), La semilla del espacio (1962), La noche del demonio (1957), Cuando los mundos chocan (1951)…

Teniendo eso en cuenta, todo indica que no vamos a asistir a la conversión de ninguna señorita Doolittle de vendedora de violetas a dama de la alta sociedad y que tampoco veremos Sally Bowles alguna en un microcosmos llamado Kit Kat Club.

 

Dammit, Janet

¡Maldita sea, Janet!

¡Maldita sea, Janet!

La pareja protagonista, interpretada por Susan Sarandon y Barry Bostwick, se nos presenta como un par de pipiolos, ñoños a más no poder, con la canción Dammit, Janet, que con el tiempo se ha convertido en una de las más recordadas del film.

Susan Sarandon obtendría su primer gran éxito como protagonista gracias a esta película y a un personaje (Janet Weiss) sospechosamente similar al que interpretaría Olivia Newton-John tres años más tarde en Grease, otro de mis musicales de cabecera (y el de toda una generación). Tanto Janet como Sandy son personajes femeninos pudorosos, amparados por las ideas de una iglesia católica tradicional, y que acaban deshaciéndose de todos sus prejuicios para entregarse al gozo y al placer de la libertad entendida como sexualidad.

Sarandon había participado el año anterior en Primera plana, de Billy Wilder, probablemente el empujón que la llevó a obtener su primer papel protagonista, dando el pistoletazo de salida a una carrera exitosa cuyo momento cumbre es su apabullante interpretación como la hermana Helen Prejean en Pena de Muerte, por la que obtendría el Oscar dos décadas después de cantar Dammit, Janet.

 

Over at the Frankenstein place

Janet y Barry, a punto de cruzar el umbral del castillo de Frank-N-Furter

Janet y Brad, a punto de cruzar el umbral del castillo de Frank-N-Furter

Pero el de Sarandon no es el único nombre que debe agradecer buena parte de su fama a su papel en TRHPS; de hecho, Tim Curry debutaba en el cine con el papel del Dr. Frank-N-Furter, travestido científico de la Transilvania transexual a cuyo castillo llegan Janet y Brad en busca de un teléfono desde el que pedir ayuda. Lo hacen con una de las canciones más hermosas de la película, Over at the Frankenstein place, un canto de esperanza que sólo la voz de O´Brien consigue perturbar, haciéndonos sentir que algo siniestro aguarda al otro lado de las puertas, desde donde Riff Raff les observa.

Aún así, estamos ante una comedia de terror donde el miedo no atenaza al espectador, no al menos al modo en que lo hace Pennywise, el payaso asesino de IT a quien el propio Curry daría vida en la adaptación de la terrorífica novela de Stephen King.

Ya desde RHPS, Tim Curry le cogió el gusto al maquillaje.

Ya desde TRHPS, Tim Curry le cogió el gusto al maquillaje.

 

The time warp

No hay excusa para no bailar el Time Warp mientras lees la entrada

No hay excusa para no bailar el Time Warp mientras lees la entrada

The time warp es probablemente la canción más representativa de TRHPS, y es lo que se encuentran Janet y Brad al acceder al castillo de Frank-N-Furter; una música alejada de lo que venía siendo hasta ese momento, con un ritmo frenético, vicioso, parodiando aquellas canciones que mandaban a través de la letra instrucciones sobre cómo deben ser bailadas.

Las presencias de Riff-Raff, de Magenta (con quien mantiene incestuosas relaciones y a cuyos labios hemos hecho referencia ya) y de Columbia, destacan sobre la del resto de transilvanos, que componen un coro de bailarines que llevan a la recatada Janet a perder el conocimiento. Una de las razones del éxito de esta canción entre los seguidores del musical es el juego que da en las representaciones. ¿Juego en las representaciones? ¿A qué te refieres? Luego volveré sobre ello, porque requiere su propio espacio en la entrada.

 

Sweet transvestite

Tim Curry está inquietantemente seductor en su papel de Frank-N-Furter

Tim Curry está inquietantemente seductor en su papel de Frank-N-Furter

La primera aparición de Tim Curry no puede ser más gloriosa: silenciosamente, bajando en el ascensor, “amenazando” con sus tacones mientras se cierne sobre la joven pareja, con ese acento inglés del que rezuma poder y sexo… todo ello para dibujar así uno de los personajes más carismáticos del cine de los años setenta.

A partir de este momento nos ponemos en manos de un científico loco (o no tanto) que ha creado su propio monstruo de Frankenstein: un chulazo rubio, con aspecto de tener poco cerebro y necesitar aún menos, que sirve a Frank-N-Furter para desfogar sus más bajos instintos sexuales. La presencia de la mojigata pareja que forman Brad y Janet es un acicate para el científico, quien “inocula” en ambos (ya sabemos cómo) el sentimiento de lujuria y placer que gobierna su propia vida.

 

Hot Patootie

Meat Loaf es Eddie

Meat Loaf es Eddie

Entre los protagonistas de TRHPS está también Meat Loaf, quien por aquella época se encontraba grabando el Bat out of Hell y que interpreta a Eddie, un antiguo amante de Frank-N-Furter que no satisfacía del todo a éste (no era físicamente perfecto) y a quien congeló y extrajo parte de su cerebro. Al final de la canción en que Eddie habla sobre su pasión por los sábados noche, el rock´n roll y un antiguo amor, Frank-N-Furter pierde el control y lo asesina. Columbia, quien era fan del doctor pero también amaba a Eddie, asiste aterrada a la deriva de locura de Frank-N-Furter.

 

Touch-a, touch-a, touch-a, touch me

¡Tócame, criatura de la noche!

¡Tócame, criatura de la noche!

A estas alturas descubrimos a lo que nos referíamos con el libertinaje a que Frank-N-Furter había inducido a sus huéspedes a través de una de las canciones más reveladoras, donde Susan Sarandon, en ropa interior, suplica al monstruo Rocky que la toque porque quiere ser sucia. Janet se siente dolida por la infidelidad de Brad y busca desesperadamente quien despierte en ella sexo y sudor.

 

Me estoy dejando llevar, y aún quedan números como Rose tint my world I´m going home, pero creo que lo importante es destacar que The Rocky Horror Picture Show es un musical atípico, con un mensaje de liberación sexual y personal nada disimulado, que utiliza una estética que aún hoy llama poderosamente la atención, y que sigue enganchando gente allí por donde se sigue representando porque ha terminado por construír un juego entre artistas y espectadores que lo convierten en algo único.

Algunos ejemplos de lo que estoy diciendo:

Cuando al inicio de la película se casan los personajes de Ralph y Betty, los invitados les echan arroz al salir de la iglesia. Bien, pues nosotros como espectadores también deberíamos hacerlo en el cine en que se proyecte la película (siempre que se publicite como con “participación de la audiencia”; no vayamos a liarla en algún cine club). También tiraremos confetti cuando Frank-N-Furter y Rcoky vayan a consumar su noche de bodas, dispararemos agua cuando la tormenta atrape a Brad y Janet mientras otros espectadores se cubren su cabeza con periódicos, romperemos guantes de goma cuando lo hagan en la película, etc.

Entiendo que habrá a quien todo esto le parezca una frikada, y no voy a discutirlo porque acabaría comparándolo con la navidad y otros asuntos, pero lo cierto es que es parte del espíritu que transmite TRHPS; un ambiente de libertad en el que lo único que importa es divertirse y disfrutar.

 

Creo que con esto es suficiente; he cumplido con mi tarea de entregar una entrada donde la música tenga un papel preponderante (por algo esta web es de música y se llama Frankensguitar, y no Frankenganchillo o Frankenmanualidades) y no he muerto en el intento.

El Dr. Hackenbush superándose a si mismo os deja unos extras, como curiosidad:

1- Joan Jett versionando Science Fiction/Double Feature

2- The misfits en directo haciendo lo propio

3- Mina cantando Sweet Transvestite

4- La banda Timbiriche convirtiendo The time warp en algo insufrible llamado El baile del sapo

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios