VIETNAM- LA BANDA SONORA DEL HORROR

A finales de este pasado mes de Abril se han cumplido 40 años desde  que Estados Unidos y Vietnam pusieran fin a la guerra que los enfrentó durante una década. El conflicto costó la vida a tres millones de personas, incluyendo la de 58.000 soldados estadounidenses.

Lo curioso es que en el conflicto de Vietnam, la mayoría de las canciones que sonaban representaban una enérgica protesta contra la guerra. Por primera vez en la historia, la propaganda musical de una guerra estaba en contra de la misma, y los soldados comprendían y se identificaban con esos mensajes antibélicos, quizás para sentirse más cerca de casa.

La música funcionó en este conflicto como una evidente vía de escape para el soldado, un efímero refugio en el infierno, complementado por el sexo y muchísimas drogas, que deambulaban libremente por los barracones. Dos dólares costaba una ampolla de heroína en las calles de Saigón de principios de los 70.

Frente a las canciones patrióticas que sonaban en las máquinas de discos de los tranquilos clubes de oficiales, es lógico que un soldado raso metido en el barro hasta la cintura se identificara más con el “We Gotta Get Out of this Place” de los Animals.

Estas canciones protesta no eran vistas con buenos ojos por las altas esferas, pero a medida que el país se involucraba en el conflicto, nadie pudo evitar las peticiones de DJs por parte de los soldados.

Estos Djs, repartidos en ocho destacamentos por todo Vietnam del Sur, realizaban emisiones las 24 horas del dia y rápidamente comprendieron, dada la paulatina desmoralización de las tropas, que había que complacer a todo el mundo, desde la esposa del general al soldado negro de 18 años. El objetivo era mantener a las tropas contentas.

No ta en proliferar el comercio clandestino de discos de importación y los conciertos de rock interpretados por músicos filipinos.

Los nuevos sonidos psicodélicos fueron acaparando los mejores puestos en estas listas y llegaron a Vietnam. Los casos del ‘ Unknown Soldier ’ de The Doors o ‘ For What is Worth’ de Buffalo Springfield son paradigmáticos, pues la juventud se identificó de inmediato con ellos, tanto en Saigón como en San Francisco.

Los numerosos soldados negros se inclinaban más hacia el jazz, el funk y el soul, pero sentían un afecto especial por el ex-soldado Jimi Hendrix, cuya música sonaba en los barracones sin distinciones raciales.

Fue en esa época cuando el enquistado racismo en Norteamérica (trasladado a Vietnam) se comenzó a ver como un problema económico y político. Todo el mundo parecía estar en guerra a finales de los 60 y Marvin Gaye, estrella de la Motown, intentó describir esta situación en el excepcional “What’s Going On”, atrayendo la complicidad de los combatientes, que se preguntaban precisamente lo mismo.

El cambio de década también supuso un claro cambio de actitud. Se dio paso a sonidos más duros y letras mucho más pesimistas en los que el cada vez más largo conflicto de Vietnam era el protagonista.

La ironía de himnos como el ‘American Woman’ de The Guess Who o la ofensa directa en temas tipo ‘Vietnamese Baby’ de los New York Dolls, favorecerían el caldo de cultivo para la llegada del Punk y el Metal.

Los músicos americanos no fueron los únicos en alzar su voz contra la guerra. En el Reino Unido grandes artistas cómo John Lennon con su canción ” Give peace a change ” ó David Bowie con ” You Wear It Well ” no quisieron permanecer al margen de las protestas.

La oscuridad del “ War Pigs” de Black Sabbath fué uno de los temas más polémicos ya que denunciaban directamente a los promotores de dicha guerra. Quisieron titular el disco con ese nombre pero al final la discográfica les obligó a cambiarlo y lo llamaron ” Paranoid”.

En Chile el cantautor Victor Jara cantaba en 1971 ” El derecho de vivir en paz”. Dos años mas tarde Jara fué asesinado por la policia de Pinochet.

Fue la primera guerra contada al detalle, también en televisión, por reporteros desplazados al terreno. Las filas de ataúdes de combatientes y las imágenes de aldeas campesinas achicharradas con napalm impactaron a la opinión pública occidental.

Una vez acabada la guerra en 1975, los soldados regresaron a sus lugares de origen. Sin desfiles ni honores, enfrentándose a la marginalidad y la búsqueda de un empleo precario, la mayoría se ocultaron de nuevo en su mundo interior, sumergiéndose en la banda sonora de la guerra que habían vivido.

Años mas tarde y con muchas heridas sin cerrar en el país, Springsteen homenajeaba a todos los ex-combatientes de esa guerra cantando “ Born In The USA “ siendo intencionadamente malinterpretada por Ronald Reagan para su campaña política.

Un saludo,

Dr Ichabod.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios